El 48 de la Marina se subasta tras romper el banco su acuerdo con los residentes

los vecinos, delante del edificio durante una de las protestas del pasado año javier alborés
|

Los problemas en el edificio situado en el número 48 de la avenida de la Marina parecen no tener fin. Cuando todo indicaba a que la demolición de parte de los dos pisos superiores iba a pasar a la historia tras paralizarse en mayo del pasado año, las deudas de la promotora con el banco y que iban a ser asumidas por los residentes en el inmueble, suponen la resurrección de una pesadilla que parecía olvidada por el acuerdo al que había llegado la entidad financiera con dichos vecinos.

La Caixa se descolgó hace una semana pidiendo 250.000 euros más a los vecinos del inmueble

Hace un par de meses, en diciembre, parecía la fecha elegida para la firma del banco, La Caixa, con los residentes. Pero, cuando cada uno, de manera individual, estaba esperando a que les llamaran para estampar su rúbrica, llegó la marcha atrás de la entidad. O, mejor dicho, cuando se descolgaron pidiendo 250.000 euros más de lo acordado, como relatan desde la comunidad de vecinos. Su presidenta, Belén García, cree que todo el problema viene de la posibilidad “real” de que el edificio legalice su ordenación a través del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM).

“En el momento en que se sabe que no se va a derribar, empieza el problema. Qué casualidad que en cuanto se ha puesto el plan en exposición pública, ahora digan que no les llega el dinero y nos pidan más”. En este sentido, hay que recordar que la cantidad fijada en un principio –y que estaba cerrada, como aseguran–, era de 1,9 millones de euros, por lo que ahora, con las nuevas pretensiones, supera con creces los dos millones.

 

unos 30.000 euros por piso

Como recuerda la portavoz vecinal, la cantidad que estarían dispuestos a asumir los residentes en el edificio rondaría los 30.000 euros por piso –además del precio que se acordara en su día por la compra–, con tal de saldar la deuda y evitar lo que ahora parece inevitable: la subasta.

Además, habían incluso ofrecido al banco que se quedara con los cuatro pisos a los que habían renunciado sus propietarios, por lo que incluso parecía que las condiciones para el banco eran ventajosas. Pero no.

La puja está señalada para el próximo martes en el juzgado de Betanzos

“En España, ante el banco no puedes hacer nada”, señala Belén García, quien subraya que la entidad ni siquiera les devolvería “nada” de lo que han invertido en estos pisos. Visto lo visto, y tras transmitir La Caixa que “no hay nada más que hablar”, tal y como relatan los vecinos, la subasta se producirá la próxima semana. Se ha fijado para el martes, día 19, y tendrá lugar en los juzgados de Betanzos.

Otra de las vecinas, con dos pisos en este número 48 de la Marina, se quejó de lo “poco serios” que están siendo los responsables de La Caixa y aseguró que “no hay derecho a lo que están haciendo porque han demostrado que no tienen palabra”.

Por último, señaló que tienen previsto hablar con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) con el objetivo de que les asesoren ante estos hechos que les pueden dejar en la calle si aparece un comprador para el edificio.

El 48 de la Marina se subasta tras romper el banco su acuerdo con los residentes