Hollande y Putin abogan por “una gran coalición” contra el Estado Islámico

|

Los presidente de Francia y Rusia, François Hollande y Vladimir Putin, respectivamente, abogaron por formar “una gran coalición” contra “el enemigo común” que constituye el Estado Islámico (EI), durante el encuentro que mantuvieron en el Kremlin.
“Debemos crear una gran coalición para golpear a estos terroristas”, dijo Hollande en unas breves declaraciones a la prensa a su llegada a la sede del Gobierno ruso. Hollande explicó que estaba en Moscú, precisamente, “para ver cómo podemos actuar juntos y coordinarnos para que podamos golpear a este grupo terrorista y alcanzar una solución para la paz” en Siria. Putin se mostró de acuerdo en que “hay que unir esfuerzos” para derrotar a lo que ha considerado un “enemigo común”. “Nuestro enemigo es el Daesh, el Estado Islámico”, coincidió Hollande.
El presidente francés se ha reunido en los últimos días con varios jefes de Estado y de Gobierno para construir un amplio consenso internacional que permita lanzar una acción militar coordinada contra el grupo terrorista Estado Islámico.
Hasta ahora, Estados Unidos y sus aliados, por un lado, y Rusia, por otro, han bombardeado al Estado Islámico, limitando su cooperación a este ámbito debido a las persistentes diferencias sobe el futuro político del presidente sirio, Bashar al Assad.  
Hollande y Vladimir acordaron intensificar los ataques aéreos contra el Estado Islámico en Siria y, en concreto, coordinar los bombardeos contra el transporte del petróleo de la organización terrorista.
A pesar de esta coincidencia, Hollande y Putin pusieron de manifiesto que aún persisten las diferencias en torno al futuro de Bashar al Assad. Mientras que Hollande subrayó que para Francia su continuidad en el cargo no es una opción, Putin insistió en que la decisión debe tomarla el pueblo sirio.  
Por su parte, el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, respaldó ayer en persona la campaña lanzada contra el Estado Islámico por François Hollande, aunque advirtió de que, al margen de Siria e Irak, también Libia se asoma a una situación de “urgencia”.
Horas antes de viajar a Rusia, Hollande recibió a Renzi en el Elíseo, dentro de su intensa semana diplomática.
Renzi apoyó a Francia en su ofensiva diplomática y militar contra el Estado Islámico y compartió el llamamiento de Hollande para trabajar por una “coalición más amplia” con la que “destruir” al grupo yihadista, responsable de acciones “atroces” como los atentados de París del día 13.
El primer ministro de Italia dijo seguir “con mucho interés” el denominado “proceso de Viena”, que plantea una ‘hoja de ruta’ para la resolución del conflicto en Siria. Confía en que esta “ventana de oportunidad” también pueda ampliarse para el caso de Libia, que sigue sin lograr la estabilidad cuatro años después de la caída de Muamar Gadafi. “Será fundamental dar una prioridad absoluta a Libia, que podría ser la próxima urgencia”, advirtió Renzi. Hollande apeló a la formación de un “Gobierno de unidad nacional” que aúne a las dos administraciones rivales y a la “seguridad del territorio”, clave para evitar la instauración del EI.  
Por otro lado, el primer ministro británico, David Cameron, defendió ayer que ha llegado el momento de tomar una decisión de sumarse a los bombardeos aéreos contra el Estado Islámico en Siria, argumentando que el Reino Unido no puede “subcontratar su seguridad a otros países”.
“Por eso creo que deberíamos tomar ahora la decisión de ampliar los bombardeos aéreos británico contra el Estado Islámico en Siria, como parte integral de nuestra estrategia integral para degradar al EI y reducir la amenaza que plantea para nosotros”, escribió en una respuesta a la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento. Cameron quiere que los diputados respalden esta petición, al contrario de lo que sucedió en 2013, cuando rechazaron autorizar al Gobierno a bombardear en Siria.

Hollande y Putin abogan por “una gran coalición” contra el Estado Islámico