Trabajadores de telemárketing amenazan con una huelga general desde el 1 de julio

|

El Ideal Gallego-2011-06-21-011-aeb42c58

  r. l. > a coruña

  Trabajadores de las empresas de telemarketing volvieron a concentrarse ayer para exigir el desbloqueo del convenio colectivo. Durante la manifestación, que tuvo lugar ante la sede de Telefónica en el Paseo de Ronda, los empleados amenazaron con una huelga general a partir del próximo 1 de julio si las compañías no acceden a la actualización de los salarios conforme a la subida del IPC y al pago de los atrasos al personal.
La protesta de ayer fue convocada por CCOO y UGT. Los representantes sindicales consideran que están “ante unha patronal noxenta”, que, desde su punto de vita, “ten un único propósito: o de afondar na precariedade laboral pretendendo os ERE’s express, ademais de negárense a unha suba salarial mínima de salarios precarios”. Creen que el sector del telemarketin está sometido “a unhas condicións laborais de mínimos, cun dos maiores índices de precariedade laboral no mercado e cunha ausencia total de formación e de profesionalización no sector”.
Para Ángel Romero, responsable de CCOO de la agrupación Contac Center, si las empresas de telemarketing “se van a los sitios donde hay menos profesionalización y son más baratos”, los trabajadores que quedan en A Coruña lo hacen “en condiciones cada más precarias”.

Cinco meses > Los empleados de empresas de telemarketing llevan cinco meses movilizándose. Según los datos que manejan los sindicatos, en A Coruña trabajan en el sector unas 3.000 personas, el 80% de las cuales son mujeres, y tienen unos sueldos que no superan los 800 euros.
En anteriores movilizaciones, la CIG denunció las intenciones de las compañías, que, según aseguraron, pasaría por despedir a los trabajadores indefinidos si baja el volumen de llamadas que reciben, cuando hasta ahora esta posibilidad solo era posible con las personas contratadas por campaña. Para el sindicato nacionalista, las empresas –Atento, Sykes y Eurocen–, tienen la obligación de que el 30% de los empleados sean indefinidos. Por eso consideran que no se puede aceptar una nueva rebaja de las condiciones.


 

Trabajadores de telemárketing amenazan con una huelga general desde el 1 de julio