Defensa formaliza con el Gobierno local la cesión de la Comandancia de obras y otras parcelas

26 julio 2017 A Coruña.- El Centro Social Okupado de A Insumisa situado en la antigua Comandancia de Obras sufrió un acto vandálico en el cartel que pintaron en el muro de las instalaciones del Ministerio de Defensa
|

EL Ministerio de Defensa formalizó ayer la cesión de 17 parcelas de la Maestranza al Gobierno local, incluida la vieja Comandancia de Obras, convertida en el Centro Social Okupado A Insumisa desde noviembre de 2016, que comenzará a recibir apercibimientos en breve para su desalojo. El alcalde, Xulio Ferreiro, y el director del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de Defensa (Invied) firmaron el documento, con el que el Gobierno local logra culminar un proceso que se inició hace años, y que afecta a una superficie de 90.000 metros cuadrados desde el Hospital Militar a la calle Veramar, e incluye los jardines de la Rectoría y la Fundación Luis Seoane. 
“Esta cesión permítenos blindar a potestade municipal: agora, tanto os terreos da Comandancia e o resto das fincas pasan a ser de titularidade 100% pública”, proclamó Ferreiro. Pero desde el grupo municipal del PP aseguran que el Gobierno de la Marea Atlántica simplemente recoge los frutos de una gestión que se inició durante el mandato de Carlos Negreira. La portavoz popular en el Ayuntamiento, Rosa Gallego, recuerda que cuando llegaron a María Pita, en 2011, esos terrenos estaban cedidos desde 1984 pero “todavía seguían inscritos a nombre de Defensa y sin papeles”.
El Ayuntamiento comenzó los trámites, pero quedó pendiente el caso judicializado de una parcela que era propiedad privada de un militar. Mientras se arreglaba el papeleo se hizo una cesión en 2013 de la Comandancia de Obras para su uso provisional y se formalizó el convenio. En cuanto al hecho de que se haya convertido en equipamiento público, Gallego también niega cualquier mérito al Gobierno de Ferreiro: “No han hecho nada porque la condición de dominio público lo exige el Pepri, cumpliendo el convenio”. 
Reforma contrarreloj 
Para la representante del principal partido de la oposición, la única consecuencia real de la firma de ayer es que “si había alguna duda de si el propietario era Defensa, ahora ya no la hay” y tampoco de quién es la responsabilidad de desalojar la Comandancia de Obras, de la que los okupas se niegan a marcharse a pesar de los continuos intentos del Gobierno local para llegar a una solución dialogada. A pesar de las reticiencias a usar la fuerza, el tiempo pasa, puesto que deben comenzarse unas obras para reformar las viejas instalaciones gracias a una partida de 1,3 millones de euros de Fomento.
Si los trabajos no comenzaran este mes, ese dinero podría perderse. “Todos sabemos cómo están las cosas: el Ayuntamiento tiene las instalaciones y tiene que ponerlas a disposición de las obras. Si no puede corre peligro esa inversión”, señaló ayer el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, que añadió que el Ejecutivo central no tiene ninguna responsabilidad al respecto, aunque se negó a entrar a valorar si era necesario un desalojo: “Es el Ayuntamiento el que tiene que decidir las medidas necesarias”. 
Rechazo a pactar
Por el momento, los okupas siempre se han negado a marcharse de lo que consideran un centro social que está prestando un servicio a la comunidad, y en el que se celebran toda clase de actividades, como clases de capoeira o talleres de teatro, además de conciertos. Sostienen que, aunque después de la reforma les permitieran regresar, A Insumisa habrá perdido su razón de ser. 
Bajo el lema “A Insumisa non se merca”, han montado una campaña en las redes sociales y en los muros cerca de María Pita, donde han aparecido pintadas. l

Defensa formaliza con el Gobierno local la cesión de la Comandancia de obras y otras parcelas