Landa y Contador ganan tiempo; Barguil, la etapa

FRA03 SAINT-GIRONS (FRANCIA) 14/07/2017.- El ciclista francés Warren Barguil del Sunweb celebra su victoria en la meta de de la 13ª etapa del Tour de Francia en Saint-Girons (Francia) hoy, 14 de julio de 2017. EFE/Yoan Valat
|

El francés Warren Barguil (Sunweb) celebró por todo lo alto la Fiesta Nacional del 14 de julio al ganar la decimotercera etapa del Tour, entre Saint Girons y Foix, de 101 kilómetros, a la que se sumaron como protagonistas el colombiano Nairo Quintana y los españoles Alberto Contador y Mikel Landa. 
El italiano Fabio Aru mantuvo el jersey amarillo en una etapa explosiva de principio a fin, no apta para cardíacos. 
Barguil, de 25 años, fue el más rápido dentro del grupo de cuatro escapados que se jugaron al esprint el triunfo de etapa. Se anticipó en la meta de Foix a Quintana, Contador (Trek) y Landa (Sky). 
El cuarteto puso contra las cuerdas al grupo del líder Fabio Aru, quien mantuvo el jersey amarillo en jornada de máxima intriga. El ciclista italiano cruzó la meta junto a Chris Froome (Sky) a 1.49 minutos. Suficiente para salvar el maillot amarillo más sudado de los últimos tiempos. 
Entre el grupo del vencedor y el de Aru llegaron, defendiendo sus respectivos puestos en el ‘top ten’ el irlandés Dan Martin y el británico Simon Yates, a 1.39. 
Peligró el liderato de Aru, también el liderazgo de Froome en el Sky por la superetapa que lideró Landa junto a Contador de principio a fin, pero el italiano volvió a lucir su pícara sonrisa en el podio como canciller del Tour. Froome se mantuvo a 6 segundos, Romain Bardet a 25 y el colombiano Rigoberto Urán a 35. 
Mikel Landa saltó al quinto puesto a 1.09 minutos y se confirmó como algo más que una segunda baza del Sky. El español está en momento dulce, tal vez mejor que su jefe de filas. Se rebeló también Nairo Quintana, octavo a 2.07, herido pero no muerto, e incluso Contador, el dinamitero de la etapa desde el primer puerto, en ‘modo Formigal’, en el límite del ‘top ten’ a 5.22. 
Después de la corta batalla de Peyragudes el Tour salía de Pirineos con una etapa formato reducido, con tres puertos de primera y sus respectivos descensos. Un volcán pendiente de que alguien aplicara una simple cerilla para que explotara. 
Quién mejor que Contador para hacerlo. El madrileño, herido y lejos de su mejor forma, sigue siendo un peligro. Y lo demostró rompiendo la carrera a las primeras de cambio, en el ascenso inicial al Col de Latrape, donde se marchó con Mikel Landa. Ahí empezó el festival español en la fiesta francesa, que concluyó con un buen motín para todos.

Landa y Contador ganan tiempo; Barguil, la etapa