La federación vecinal registra un aumento de las quejas por la supresión del carril bus

|

04-1

p. g. l. > a coruña

  No todo el mundo está de acuerdo con la decisión del alcalde, Carlos Negreira, de suprimir el carril bus antes del 31 de diciembre. Pese a que los comerciantes de la zona esperan la retirada de las aletas de tiburón de las calles de Federico Tapia, San Andrés y San Juan, muchos residentes se muestran contrarios a esta idea. En la propia federación de asociaciones de vecinos de A Coruña y el área metropolitana son conscientes de este malestar. Según la presidenta de la entidad, Luisa Varela, en las últimas semanas se han incrementado las quejas de los coruñeses que piden que se mantenga este servicio.
“El carril bus está funcionando muy bien, y la gente lo está utilizando”, defiende la portavoz de la federación, una de las entidades que en su día apostó por la implantación de este vial en la ciudad. Para Varela, lo peor de esta situación no es sólo que su retirada supondrá un deterioro en la calidad de la red de buses urbanos, sino que, por el momento, el Ayuntamiento tampoco ha ofrecido ninguna alternativa para los usuarios de las líneas que ahora discurren por el carril bus.
“El gobierno local debería tomar decisiones que permitiesen mejorar el transporte público, no adoptar medidas que van en sentido contrario”, insiste Varela, que espera que el Ayuntamiento cuente con un “plan b” para el momento en el que se produzca la retirada de este servicio. “Si no se ofrece nada cambia los perjudicados van a ser los usuarios del transporte público”, se queja la presidenta de la federación.

Reunión > La federación no sólo alerta sobre las posibles consecuencias que tendría la eliminación del carril bus, sino que asegura que esa decisión se anunció sin antes consultarlo con los vecinos. “El gobierno local está adoptando medidas importantes que afectan a muchos vecinos, pero no se está consultando con las diferentes partes implicadas”, sostiene la portavoz de la federación.
Varela recuerda que la entidad solicitó una reunión con el alcalde el pasado 14 de junio y que, por el momento, “no se ha obtenido una respuesta por parte del Ayuntamiento”. La representante de los vecinos entiende que el nuevo ejecutivo local necesitaba un “período de adaptación”, pero cree que, un mes después de la toma de posición, debería haberse puesto en contacto con la federación y con las diferentes asociaciones vecinales para conocer de primera mano las necesidades de los coruñeses.
Además, insiste en la promesa que realizó el primer edil en la campaña, en la que se comprometió a recorrerse todos los barrios para saber cuáles eran los problemas de los vecinos. Pese a esto, Varela suma a la decisión de suprimir el carril bus la polémica por el tranvía, en el que asegura que, por el momento, tampoco se consultó a los vecinos.


 

La federación vecinal registra un aumento de las quejas por la supresión del carril bus