La demanda global de petróleo caerá este año por primera vez desde 2009

Los expertos confían en que la demanda de crudo vuelva a una situación próxima a la normalidad en abril | efe
|

El impacto causado por el coronavirus sobre el petróleo provocará la primera caída anual de la demanda global en 2020 desde la recesión en 2009, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que avisa además de que el crecimiento del consumo se ralentizará en los ejercicios siguientes.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero publicado en un contexto de caída libre del barril, la AIE reconoce que la situación es todavía muy incierta, también por la falta de acuerdo constatada el viernes entre los miembros de la OPEP y sus aliados, en particular Rusia, para un recorte de la producción que por ahora no se va a producir.

En ese contexto, el organismo que reúne a los principales consumidores de energía plantea un escenario de base en el que la demanda global disminuirá este año en 90.000 barriles diarios y pasará de nuevo por debajo del umbral simbólico de los 100 millones de barriles diarios, a 99,9.

Cálculo

Eso significa 1,1 millones de barriles diarios menos de lo que había calculado hace solo un mes, y la razón hay que buscarla en China, que había supuesto en 2019 más del 80 % del incremento del consumo de crudo en el mundo.

De acuerdo con ese escenario de base, que presupone que la demanda volverá a una situación próxima a la normalidad a partir de abril, China absorberá durante este primer trimestre 1,8 millones de barriles diarios menos que en el mismo periodo del pasado ejercicio y en todo el mundo el recorte será de 2,5 millones de barriles.

Sólo en febrero, el hundimiento a escala global ha sido de 4,2 millones de barriles diarios respecto al mismo mes de 2019, de los cuales 3,6 millones corresponden a China por el parón de fábricas y las medidas de confinamiento de millones de personas que han afectado de forma particular a los transportes.

En el segundo trimestre, la agencia privilegia la hipótesis de un muy ligero descenso de 4.000 barriles diarios respecto al pasado año que se explicaría por una situación en la que la epidemia pasaría a estar bajo control en China, mientras las medidas de contención tendrían un efecto depresivo en otras zonas del mundo, como Norteamérica y Europa.

A partir de ahí, el consumo de crudo debería repuntar en todo el mundo con un alza de 1,1 millones de barriles en el segundo semestre, especialmente durante el verano.

Todo eso partiendo de las últimas revisiones sobre el crecimiento económico mundial presentadas hace ahora una semana por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La demanda global de petróleo caerá este año por primera vez desde 2009