El juicio por amenazas al testigo protegido, a escena

Ya han pasado un año y casi siete meses desde el asesinato de Jimmy y toadvía no hay culpables quintana
|



El juicio contra los dos ultras que supuestamente amenazaron al testigo protegido del caso del asesinato del aficionado del Depor Francisco Javier Romero ‘Jimmy’ se celebrará el miércoles.
El fiscal pide tres años de prisión para ambos integrantes del grupo radical Frente Atlético por obstrucción a la justicia, ya que supuestamente los dos ultras amenazaron al testigo del caso para que no relatara los acontecimientos ocurridos durante la reyerta entre seguidores del Atlético de Madrid y del Deportivo del pasado 30 de noviembre de 2014, en los aledaños del Vicente Calderón.
El pasado 25 de enero, iban a ser juzgados dos menores por los incidentes del ‘caso Jimmy’. Según el fiscal, los dos ultras del Frente Atlético acusados, Jesús F.P., que se le conoce bajo el seudónimo de El Búfalo y tiene 41 años de edad, y Pedro M.M., alias Peter Parker, de 35 años, acudieron tres días antes al centro de trabajo del testigo protegido debido a que este tenía que declarar en el Juzgado de Menores Número 4.
Los dos acusados amenazaron al testigo para que modificara su declaración en el juicio y, según la información presentada por el fiscal, indicaron al testigo protegido que “si no se portaba bien” en el juicio, “lo matarían a él y a su familia”, a la vez que realizaban gestos amenazadores.
Debido a estos hechos, el fiscal solicita tres años de cárcel para cada uno de los dos acusados y quince meses de multa con una cuota diaria de 6 euros.
Ya hace un par de meses, la Fiscalía envió un escrito al Juzgado de Instrucción Número 20 de Madrid en el que explicaba al juez que no consideraba pertinente llamar a declarar al testigo protegido, ya que existía “un peligro manifiesto para su vida y su integridad física”.
Dicho informe se produjo después de que el juez preguntara al Ministerio Público si procedía o no llamarle a declarar.
“No es pertinente en este momento procesal practicar nueva declaración ante el juzgado de instrucción, atendiendo a que existe un peligro manifiesto para su vida y su integridad física, como se objetiva por los hechos acaecidos el pasado 22 de enero”, relataba el informe.

El juicio por amenazas al testigo protegido, a escena