Las lesiones musculares también pasaron factura

Fernando Vázquez dirigió ayer su última sesión de trabajo como entrenador del Deportivo, una jornada en la que solo tuvo a sus órdenes en el césped a seis jugadores de la primera plantilla | patricia g. fraga
|

Al bache de los resultados se unió el problema de las lesiones, que también pasaron algo de factura al cuerpo técnico de Fernando Vázquez. Esa parcela era responsabilidad, principalmente, de Manolo Pombo.

A pesar de haber jugado solo once partidos oficiales, la enfermería ha estado casi siempre con inquilinos. El choque de Copa del Rey ante el Alavés dejó varios lesionados. Keko Gontán, que es uno de los que venía de un periodo de baja, estuvo en el césped hasta que no pudo más. Lo acusó porque no pudo participar ante el Zamora en el partido de Liga. José Alonso Lara, en cambio, fue sustituido antes a pesar de que no iba a poder jugar el fin de semana por sanción en el Ruta de la Plata.

Esa cita también se la perdieron por sus lesiones en Copa Claudio Beauvue, Héctor Hernández  y Diego Rolan.

Así, el último entrenamiento de Fernando Vázquez al frente de la plantilla del Deportivo, el de ayer en la Ciudad Deportiva de Abengondo en la resaca del choque de Zamora, tuvieron entrenamiento específico los futbolistas con problemas físicos, a expcepción del contagiado por Covid-19, que sigue aislado.

En esa lista de bajas están Uche Agbo; Keko, con molestias en un sóleo pendiente de evaluación médica; Bóveda, Claudio Beauvue, Miku y Rolan. El uruguayo presenta una sobrecarga en un cuádriceps tal y como confirmó Fernando Vázquez en la rueda de prensa después del partido de Zamora.

El técnico de Castrofeito tuvo que recurrir a la cantera para completar el once y la convocatoria del partido de Liga con el Zamora y lo mismo le tocará en el siguiente compromiso de la temporada, ante el Salamanca en el Helmántico, al sustituto de Fernando Vázquez.

Las lesiones musculares también pasaron factura