La deuda del club bajará en marzo a 55 millones

15 enero 2020 Fútbol La Junta Extraordinaria de Accionistas del Deportivo confirmó a Fernando Vidal como el 45º presdiente del Deportivo (si se contabiliza a uan Antonio Armenteros), en una Asamblea mucho más plácida que
|

En la documentación que facilita el club a sus accionistas para la Asamblea de marzo en la que se someterá a la aprobación de los socios tres ampliaciones de capital por un importe total de 70 millones de euros, el Deportivo desglosa la deuda que tiene la actualidad.

A ella se incorporan los 5 millones de euros del préstamo participativo que le concedió Abanca para poder subir el tope salarial en enero y reforzar a la plantilla, que estaba en posiciones de descenso.
Con la misma entidad financiera existen otros tres préstamos suscritos con anterioridad a la llegada Fernando Vidal y su equipo de trabajo. El más importante es el que firmó Tino Fernández para dejar a cero la deuda de privilegio especial que el club tenía con la Agencia Tributaria. El acuerdo se selló a finales de junio de 2017 por un importe de 45 millones de euros e incluyó que el estadio pasara a llamarse Abanca-Riazor. De esa cantidad, hasta ahora (han pasado más de dos años y medio), el Deportivo ha amortizado poco más de dos millones de euros (el resto de lo abonado han sido intereses) y su saldo pendiente es de 42,75 millones.

En este sentido, el informe que presentaron los anteriores Consejos del club a los socios reflejan que “la carga de amortización del préstamo es progresiva, siendo mayor al vencimiento del mismo” (hacia 2032). Es decir, que la parte de interés que se paga en cada cuota es mayor en estos años que en los últimos.

De esos 42 millones, 30 se convertirán en acciones del club que tendrán la titularidad de Abanca siempre que los accionistas aprueban en marzo el segundo punto del orden del día de la Asamblea.

Con el banco hay contraído otro préstamo con vencimiento el 30 de julio de 2028 del que tiene que pagar 7,82 millones de euros. Se trata, tal y como apuntan las cuentas aprobadas en diciembre (aún con el Consejo de Administración que encabezaba Paco Zas) de un préstamo bilateral entre Abanca y la sociedad, refinanciado el 2 de julio de 2015 que se compensa contra un contrato de patrocinio firmado en agosto de 2014.

Igualmente, el Deportivo abona actualmente otro préstamon a la entidad financiera del que le quedan por pagar 7,01 millones. Este se corresponde con el débito que en su día fue sindicado con Abanca y el Banco Sabadell que figura clasificado como deuda privilegiada.

A mayores, el Deportivo sigue adeudando 15,68 millones de euros en concepto de deuda concursal ordinaria (con vencimiento en 2031), y 6,04 millones de deuda concursal subordinada (con vencimiento en 2048), y 6,58 de otras deudas (con vencimiento en 2023). La deuda total es de 90 millones de euros en este momento, de los que 35 se reducirán al convertirse en acciones que tendrá en su poder Abanca. Así, el nuevo montante de la deuda será de 55,88 millones.

Necesaria
El Consejo explica a los accionistas en la documentación que aporta para la Asamblea de marzo que es “necesario, atendiendo al interés social, llevar a cabo las dos ampliaciones de capital previstas” en los dos primeros puntos del orden del día (la de 5 y la de 30 millones que cubrirá Abanca) para fortalecer “la situación patrimonial” del club al objeto de “incrementar con mayor facilidad y con carácter regular el tope salarial para conformar recurrentemente una plantilla deportiva muy competitiva que propicie el retorno a Primera”.

El Consejo asegura también que se vio obligado a dar el paso de acceder al órgano de gobierno de la sociedad a fin de adoptar decisiones relevantes, claves y urgentes para asegurar la supervivencia económica y deportiva del club”, ya que tendría la soga al cuello si bajara a Segunda B.

La deuda del club bajará en marzo a 55 millones