El Madrid, obligado a remontar

GRA094. MADRID, 12/05/2015.- Los jugadores del Real Madrid Karim Benzema (i), James Rodríguez (2i), Pepe (3i), Gareth Bale (c), Cristiano Ronaldo (3d), Lucas Silva (2d) y Marcelo (d) durante el entrenamiento que la plantilla madridista ha realizado
|

 

El Real Madrid busca una remontada europea que hace años no consigue, alejado de aquellas noches míticas que dieron forma a su leyenda, para levantar la derrota por la mínima en Turín (2-1) y olvidar el disgusto liguero con una cita con la historia en Berlín si supera a una Juventus que recupera a Pogba.
La grandeza de un encuentro convertido en clásico europeo, con dos equipos que pondrán veinte finales de Copa de Europa sobre el césped del Santiago Bernabéu y doce ‘orejonas’, aumenta aún más tras la inesperada resolución de la ida de semifinales.
La considerada ‘cenicienta’ de Liga de Campeones a puertas de la final mostró la mejor de sus imágenes para hacer tambalearse al vigente campeón.
La mala imagen dejada en el Juventus Stadium por el Real Madrid tiene solución gracias al tanto a domicilio del portugués Cristiano Ronaldo. El equipo de Carlo Ancelotti tiene que marcar y vencer en el estadio Santiago Bernabéu, empujado por su afición, para alcanzar una nueva cita con la historia en Berlín y optar a la ‘Undécima’ como el primer equipo que revalida el título más prestigioso del mundo a nivel de clubes desde que el torneo se denomina Champions.
Como en aquellas noches mágicas de fútbol europeo en el coliseo blanco, la afición madridista comenzará a las 18.30 horas a crear un ambiente de gala en las calles para alentar a sus jugadores desde su llegada en autobús. Se espera que nada estropee la fiesta, ni la tensa situación que vive el capitán Iker Casillas con un sector cada vez mayor del madridismo.
Señalado en el empate ante el Valencia con el que la Liga se convierte en un imposible, Iker perdió los nervios con frases a los aficionados que le tienen puesta la cruz desde su pulso con el portugués José Mourinho. Todo debe quedar en el olvido y los mensajes de Ancelotti y los jugadores van encaminados a pedir unión a las 80.000 personas que empujarán al Real Madrid hacia la gran final.
Ancelotti tan solo tiene una duda por despejar, la presencia de Karim Benzema de inicio en el equipo titular o como revulsivo en la segunda parte cuando el ritmo intenso del partido se reduzca. Lleva un mes sin competir y es lo que genera inseguridad en la decisión del técnico italiano, que puede contar finalmente con el alemán Toni Kroos al mando y saldrá con todo.
Isco Alarcón y el colombiano James completarán el centro del campo, sin el experimento de Sergio Ramos como medio tras la mala experiencia del Juventus Stadium, y con un 4-3-3 para buscar los goles que allanen el camino a Berlín.
La última presencia de la Juventus en semifinales fue en la edición 2002-03, cuando, precisamente ante el Real Madrid, remontó el mismo resultado a la inversa. La derrota por 2-1 en Madrid la volteó en su estadio con un 3-1. En el presente, los goles de un Álvaro Morata que regresa a casa y de Carlos Tévez le dan ventaja.
Jugará en el Bernabéu con un talante más positivo que con el que llegó al partido de ida, con más respeto del mundo del fútbol tras demostrar que todo es posible en la eliminatoria y con más entereza física por la posibilidad de Massimiliano Allegri de reservar a su equipo titular el último fin de semana tras la conquista del campeonato liguero.
Como avisó el defensa ‘bianconero’ Andrea Barzagli, “en una semifinal puede pasar de todo”. Y con ese ánimo saldrá la Juventus al césped, convencido de que puede pasar de todo y que está preparado para plantar cara al Real Madrid.
Contarán, además, con el regreso de su líder en el terreno de juego, el francés Paul Pogba, recuperado de la grave lesión muscular que le ha tenido dos meses de baja y tras reaparecer con gol en la última jornada del Calcio.
Pogba será titular en el partido del año de la Juventus, ya campeón de su Liga y a la espera de disputar la final de Copa para cerrar una gran campaña.

El Madrid, obligado a remontar