Detienen en Bruselas a varias personas por su relación con los ataques de París

Belgian and French (yellow vest) police officers provide security as they control the crossing of vehicles on the border between the two countries, following the deadly Paris attacks, in Crespin, France, November 14, 2015. REUTERS/Eric Vidal
|

Varias personas fueron detenidas ayer en el distrito de Molenbeek (oeste de Bruselas), por su presunta relación con la cadena de atentados del viernes en París, según confirmó el ministro de Justicia de Bélgica, Koen Geens.
El número de detenidos no trascendió de manera oficial, ni tampoco sus identidades, aunque varios medios de comunicación locales hablaban de entre tres y cuatro sospechosos arrestados. Un periodista de la cadena RTBF afirmó haber sido testigo de dos arrestos en una calle de Molenbeek, incluido el conductor de un Volkswagen Golf oscuro que fue retirado por las fuerzas de seguridad.
“Las detenciones están conectadas con el vehículo Polo de color gris encontrado frente al teatro Bataclan, que fue alquilado en Bélgica”, indicó el ministro.
Geens explicó, además, que el individuo que alquiló ese vehículo es de nacionalidad belga y era “conocido” por las fuerzas de seguridad. “Algunas personas vinculadas al vehículo fueron investigadas y detenidas al final de la tarde”, señaló.
Además, el primer ministro belga, Charles Michel, confirmó que al menos uno de los detenidos en Molenbeek estuvo en París en la noche del viernes.

operaciones
Las fuerzas de seguridad belgas lanzaron varias operaciones simultáneas pasado el mediodía en el barrio bruselense de Molenbeek, después de que varios elementos de la investigación apuntaran hacia Bélgica.
Según testimonios recogidos por el diario francés “Le Monde”, varios de los atacantes que asaltaron las calles de París en la noche del viernes se trasladaron en un vehículo oscuro con matrícula belga. Además, el diario belga “La Derniere Heure” asegura que tres de los terroristas identificados vivían en Molenbeek y que la Policía busca ahora más información en sus viviendas.
El distrito de Molenbeek ya fue centro de las investigaciones y detenciones que tuvieron lugar en enero de este año, tras los atentados en París contra la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo. Entonces, las autoridades belgas desactivaron una red yihadista preparada para atentar contra miembros de las fuerzas de seguridad del país. 
Por otro lado, uno de los terroristas que se inmoló el viernes por la noche junto al Estado de Francia en París portaba un pasaporte sirio, según fuentes citadas por varios medios de comunicación galos.
Junto al estadio se produjeron, en torno a las 21.20 horas, tres explosiones. 
Las autoridades atribuyeron estos ataques a terroristas suicidas y la organización yihadista Estado Islámico aseguró que se inmolaron en su nombre.
El pasaporte sirio indica que su poseedor atravesó Grecia en octubre, según informó el Gobierno griego.
“El poseedor del pasaporte cruzó la isla de Leros el 3 de octubre de 2015, donde fue identificado siguiendo la normativa de la Unión Europea”, añadió el vicepresidente griego a cargo de la Policía, Nikos Toscas.
Asimismo, Toscas declaró que desconocía si el pasaporte había sido comprobado en el resto de países a través de los cuales el poseedor habría tenido que cruzar en su camino a Francia.
Fuentes policiales señalaron a su vez que las autoridades francesas habían pedido a otros países de la Unión, incluido Grecia, que comprobaran el pasaporte.
Por otro lado, al menos uno de los asaltantes de París intentó entrar en el Estadio de Francia para detonar dentro su carga explosiva y provocar una estampida humana, según informaron fuentes de seguridad del estadio, que consiguieron expulsar al terrorista –aunque llevaba entrada-–antes de que hiciera estallar su chaleco. Según el relato al “Wall Street Journal” de uno de los guardias, que prefirió identificarse únicamente con el nombre de Zuheir, la seguridad del estadio descubrió el chaleco del terrorista cuando fue registrado antes de entrar al partido amistoso que enfrentaba a Francia y Alemania. La Policía francesa confirmó el relato del guardia y los agentes sospechan que el terrorista intentaba provocar una estampida letal de gente en el interior del recinto.
Tras ser descubierto, el terrorista intentó escapar de la seguridad del estadio e hizo estallar su carga en uno de los túneles de entrada. Tres minutos después, un segundo asaltante también hizo estallar en las inmediaciones del estadio la carga que llevaba encima y un tercero detonó igualmente.
Mientras, las fuerzas de seguridad francesas identificaron a uno de los terroristas que irrumpió el viernes en la sala de conciertos Bataclan de París, según fuentes citadas por el periódico “Le Monde”. Según estas informaciones, el terrorista tenía unos 30 años, nacionalidad francesa y ya estaba fichado por la Policía, aunque no se facilitaron más detalles. La identificación fue posible tras contrastar sus huellas dactilares con las de los archivos.
Las pesquisas realizadas hasta ahora han determinado que los terroristas de Bataclan hablaban francés. “Los investigadores tienen registradas las discusiones que tuvieron lugar durante el ataque”, afirmó una fuente de los servicios de seguridad citada por “Le Figaro”.

Detienen en Bruselas a varias personas por su relación con los ataques de París