Técnicos de Emalcsa trabajaron toda la noche para reparar la tubería rota

el ideal gallego-2018-10-15-017-738e9fc1
|

Varios técnicos de Emalcsa realizaron trabajos durante toda la noche del sábado al domingo para reparar una tubería principal rota en Pedralonga y que provocó la inundación de la planta baja de una vivienda y grandes cantidades de agua bajando por calles de la zona.


Según los propietarios de la vivienda, en el número 42 de la calle de Monte Mero, tres ingenieros y un capataz de la empresa municipal de aguas pasaron toda la noche trabajando para reparar la rotura y no terminaron hasta las nueve de la mañana de ayer. 

Según Emalcsa, el primer aviso se produjo a las siete y media de la tarde y menos de una hora después se había reconducido el agua de esta tubería por otros puntos de la red sin que se llegasen a producir cortes en el suministro. Mientras, los propietarios de la vivienda bajo la que se encuentra el conducto lamentan que los efectivos “tardaron bastante en venir”. 

La tubería afectada, que tiene un diámetro de 700 milímetros, es una de las tres principales de la red de conductos de la ciudad y por ella transcurre cerca del 40% del agua que se consume en A Coruña, explican desde Emalcsa, que hoy comenzará con los trabajos para reasfaltar la zona afectada ya que ayer quedó a la vista la parte de la tubería por la que se produjo la fuga, con un socavón de un par de metros de profundidad en la casa de los afectados.

Desde la empresa municipal de aguas indican que los trabajos de reparación fueron “complejos” debido a que el punto dañado estaba en una propiedad privada y porque la edificación sobre la tubería dificultaba el acceso. A ello añaden que las malas condiciones climatológicas, con abundante lluvia, también entorpecieron su tarea.

Agradecimiento
Además de agradecer la colaboración y facilidades prestadas por los propietarios de la vivienda afectada, Emalcsa apunta que a lo largo de la jornada de hoy debería dejar haber episodios de turbidez como los que hubo ayer.

Los dueños de la vivienda bajo la que rompió la tubería pasaron toda la noche en vela mientras los técnicos trabajaban en la reparación de la fuga y hoy pudieron comprobar los daños causados por la inundación en la planta baja, que quedó inutilizada y con la tarima flotante comenzando a levantarse. Así, no fue hasta por la mañana cuando pudieron empezar a evaluar las consecuencias. La entidad de la rotura provocó el sábado por la tarde riadas en las calles próximas al punto de origen de la fuga y según explicaron los vecinos de la zona el agua llegaba hasta la altura de las rodillas e impedía transitar por algunas vías.

Técnicos de Emalcsa trabajaron toda la noche para reparar la tubería rota