Pablo Álvarez y los árbitros dejan en bandeja el título para el Barcelona

Deporte Campeón-2015-04-12-025-a9a1395f
|

El Liceo cayó por 7-4 ante el Barcelona. Los cinco goles del exverdiblanco Pablo Álvarez, unidos a las polémicas decisiones arbitrales en momentos clave, permiten a los azulgrana cantar prácticamente el alirón, ya que solo necesitan un punto de los nueve que faltan por disputar para hacerse con el título.

El partido comenzó con un ritmo muy intenso por parte de ambos conjuntos. Fue el Barcelona quien golpeó primero con dos goles casi consecutivos en los 6 primeros minutos del choque por parte de Pablo Álvarez.

El Liceo, sin embargo no permitió que esta desventaja inicial hiciese mella en su juego y recortó rápidamente distancias en el marcador gracias a un penalti transformado por Toni Pérez.

Estaba siendo un encuentro frenético, con un ritmo muy intenso. De nuevo Pablo Álvarez conseguía abrir distancias en el casillero al anotar su hat-trick con un disparo desde fuera del área. Se empezaban a poner complicadas las cosas para el Liceo, que necesitaba remontar dos goles. Y lo hizo.

Jordi Bargalló se inventaba una gran jugada marca de la casa por detrás de la portería para recortar distancias. A tres minutos de llegar al descanso un contraataque de tres contra dos  lo remataba Oriol Vives para situar el empate a tres.

La segunda parte empezaba disputada. El capitán verdiblanco recibía la tarjeta azul al protestar a los árbitros una jugada que terminaba con el cuarto gol del partido para el argentino Pablo Álvarez y que desequilibraba la igualdad. En esos dos minutos de superioridad que disfrutó el Barça, el Liceo cometió su décima falta, lo que aprovechó el equipo azulgrana para volver a batir la portería defendida por Grimalt con un gol de falta directa anotado por un Pablo Álvarez, el quinto en su casillero.

Bargalló recortaba distancias con el cuarto de los verdiblancos y daba esperanzas a los visitantes. Sin embargo, este sería el último gol del encuentro para los liceístas que veían cómo los colegiados volvían a castigar con la segunda azul del partido para Bargalló  y cómo Torra colocaba el 7-4 con dos tantos más.

Pablo Álvarez y los árbitros dejan en bandeja el título para el Barcelona