El Vaticano arresta a un cura español que habría filtrado documentos secretos

Pope Francis gestures during his Sunday Angelus prayer in Saint Peter's square at the Vatican November 1, 2015. REUTERS/Tony Gentile
|

El sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda y la laica italiana Francesca Chaouqui fueron interrogados y detenidos durante este fin de semana como sospechosos de difundir información confidencial del Vaticano.
Ambos formaron parte en el pasado de la Comisión para el estudio y la dirección en la organización de las estructuras económico-administrativas del Vaticano como secretario y miembro de la misma, respectivamente. Esta comisión fue instituida por el papa Francisco en julio de 2013 y disuelta cuando cumplió su cometido. Tras el interrogatorio, ambos fueron detenidos para continuar la investigación.
El promotor de Justicia del Vaticano, Gian Piero Milano, y su adjunto, Roberto Zannotti, confirmaron la detención, aunque precisaron que se ha puesto en libertad a Francesca Chaouqui, contra la que no se han encontrado evidencias que aconsejen la medida cautelar de detención, entre otros motivos, por su colaboración en la investigación. Por el contrario, la situación de Vallejo Balda se mantiene bajo consideración por parte de la Oficina del Promotor de Justicia.
La Santa Sede recordó que la divulgación de la información y los documentos confidenciales es un delito recogido en la Ley IX del Estado de Ciudad del Vaticano. Asimismo, señaló que los hechos anunciados son, como en el pasado, resultado de una “traición grave de la confianza depositada por el papa Francisco”.
En cuanto a los presuntos autores de este tipo de actos, advirtió de que se está llevando a cabo una investigación, cuyas implicaciones y medidas penales son objeto de estudio por parte de la Oficina del Promotor de Justicia, con el objetivo de implementar medidas adicionales, “recurriendo, si es necesario, la cooperación internacional”. 
Finalmente, el Vaticano advirtió de que las publicaciones de este tipo no contribuyen de “ninguna manera” a dar luz a la claridad y la verdad, sino más bien a “crear confusión e interpretaciones parciales y tendenciosas”. 
Lucio Ángel Vallejo Balda nació el 12 de junio de 1961 en Villamediana de Iregua (La Rioja) y fue ordenado sacerdote el 1 de agosto de 1987 en Astorga. 
La información reservada presuntamente robada del Vaticano será divulgada a través de los libros “Avarizia”, de Emiliano Fittipaldi, de L’Espresso, y “Via Crucis”, de Gianluigi Nuzzi, que se publicarán el próximo lunes.
Por otro lado, el Opus Dei mostró “sorpresa y dolor” ante el arresto del sacerdote español. “Manifestamos sorpresa y dolor por estas noticias”, detalló la oficina de prensa de la institución religiosa. “Si la acusación se demostrase cierta, sería particularmente doloroso por el daño hecho a la Iglesia”, añadió.
Vallejo Balda pertenece a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de presbíteros intrínsecamente unida al Opus Dei, que no tiene el derecho de intervenir en el ministerio pastoral ni en los trabajos que los socios desarrollan en sus diócesis o en la Santa Sede.

El Vaticano arresta a un cura español que habría filtrado documentos secretos