Una batalla por la que se cuelgan medallas 200 años después

La ceremonia flora frente a la tumba de SIr John Moore estuvo acompañada de música militar y de salvas de fusilería
|

Tal día como ayer, Elviña aparecía cubierta de nubes de pólvora y hombres enfundados en vistosos uniforme luchando y muriendo. Al final, ambos bandos se dieron por vencedores: los británicos porque consiguieron escapar en una difícil maniobra naval y los napoleónicos, porque habían conseguido expulsarles de España. Aquello fue hace 200 años, pero la asociación histórica  The Royal Green Jackets se encarga de mantener la batalla de Elviña viva en el imaginario coruñés.
El alcalde, Xulio Ferreiro, se lo agradeció: “Os pobos que non recordan están condenados a repetir os mesmos erros”. Ferreiro recordó este aforismo durante la ceremonia en la que recibió la medalla de oro de la asociación. También se condecoró a los Amigos de la Ciudad Vieja y el Centro de Historia y Cultura Militar del Noroeste. 

Fusilería
Pero el más homenajeado en esta fecha siempre será el general inglés, Sir John Moore, muerto en la batalla y cuyos restos descansan en el jardín de san Carlos. Allí se celebró una ofrenda floral con salvas de fusilería y música militar de la Fuerza Logística Operativa. 
También se inauguró en el Museo Militar una exposición de esculturas de militares de los siglos XVIII al XX de Miguel Ángel Díaz Galote. Su calidad fue alabada por el presidente de la Asociación The Royal Green Jackets, Manuel Arenas, que recordó que hay una recreación histórica con batalla incluida prevista para el mediodía en el mismo museo.

Una batalla por la que se cuelgan medallas 200 años después