La plantilla de la Fábrica de Armas se atrinchera para urgir una solución

El Ideal Gallego-2013-10-22-003-db6f05f7
|

Los últimos 61 trabajadores despedidos de la Fábrica de Armas comenzaron ayer un encierro indefinido para exigir a las administraciones una decisión urgente que permita reabrir la planta. En la que ven como la semana “decisiva”, los trabajadores han puesto en marcha toda su capacidad de lucha y comienzan las nuevas medidas de presión.
Hoy mismo inician, además, las manifestaciones diarias en demanda de una solución. Así, entre las 10.00 y las 13.00 horas, recorrerán Alfonso Molina en dirección al edificio administrativo de la Xunta, en Monelos. Lo mismo harán los próximos días, con recorridos entre la fábrica, en Pedralonga, y la Delegación del Gobierno.
Con estas actuaciones quieren exigir su parte de responsabilidad a los gobiernos central y autonómico para que decidan y den el respaldo definitivo a un proyecto que permita revitalizar la Fábrica de Armas.
Los trabajadores comunicaron ayer estas medidas en una rueda de prensa, en la que valoraron como “positivas pero insuficientes” las palabras de Feijóo del pasado viernes, afirmando que la Xunta respaldaría el plan del Instituto de Formación Financiera y Empresarial, IFFE, si éste cumplía los requisitos exigidos por el Gobierno autónomo.En palabras del presidente del comité de empresa, Roberto Teixido, la Xunta tiene ya toda la documentación del plan presentado por la empresa oleirense, por lo que dice no entender el retraso en la decisión, aunque cree que podría comunicarse en apenas unos días.

decisiones irreversibles
Ahora mismo, y sin que la Xunta haya mostrado públicamente el apoyo al plan de IFFE, la pelota se encuentra en el tejado del Ministerio de Fomento, que tiene que decir en qué condiciones, si es que se decide a hacerlo, cedería los terrenos de la Fábrica de Armas a un nuevo inversor. Los trabajadores recuerdan que tanto el solar como la propia fábrica es pública, aunque su gestión sea privada, por lo que es vital que el Ministerio se pronuncie sobre estas cuestiones. .
La urgencia viene por los plazos que, como insiste Teixido, no son infinitos. General Dynamics tiene un tiempo para realizar la retrocesión de estos terrenos, algo que todavía no ha comenzado. También es libre para comenzar a vender la maquinaria o cualquier tipo de material que se encuentre en el interior. Ya inició la semana pasada un inventario de todo ello aunque, como explicó el presidente del comité, “ha mostrado cierta sensibilidad” y habría detenido este proceso.
Sin embargo, los trabajadores estiman que la próxima semana la multinacional tomará “decisiones irreversibles”. Por ello entienden que el visto bueno de las administraciones tiene que llegar urgentemente. “Si no hay un acuerdo político, General Dynamics se podrían empezar a llevar procesos de piezas, de maquinaria y comenzarían a desmontar utillajes”, explicaba Teixido ayer.
El portavoz del gobierno local, Julio Flores, insistía por su parte en que el Ayuntamiento es “optimista” y señalaba que “hay que esperar a ver qué decisión toma Defensa para dar ese relevo”. n

La plantilla de la Fábrica de Armas se atrinchera para urgir una solución