El Govern da por acabado el trabajo de la Sindicatura ante las amenazas del Constitucional

Parte de la propaganda del referéndum almacenada por ANC | alejandro garcía (efe)
|

La Sindicatura Electoral, órgano clave encargado de supervisar el referéndum del 1-O, cederá el relevo a “otros entes de observación” a petición del Govern, que da ya por finalizados sus trabajos, tras las multas impuestas por el Tribunal Constitucional (TC), explicaron a Efe fuentes de la Generalitat.


El jueves, el TC decidió multar con 12.000 euros diarios al número dos de Economía de la Generalitat, Josep Maria Jové, y a los síndicos electorales del 1-O, que según la Ley del Referéndum debían desempeñar unas funciones análogas a las de una junta electoral. El Govern, señalan las fuentes consultadas, “agradece” a la Sindicatura Electoral de Cataluña la “finalización de sus trabajos de supervisión del referéndum” y pide a sus miembros que cedan el testigo a “entes públicos, académicos e internacionales”, para que “sigan observando el desarrollo efectivo” del 1-O, suspendido por el Constitucional.

Asimismo, el Ejecutivo catalán denuncia la “ofensiva autoritaria de los organismos político-judiciales del Estado español contra un ente electoral escogido por el Parlament e integrado por profesionales académicos de reconocido prestigio”.
A los síndicos electorales, señalan desde el Govern, se les quería “imponer más de dos millones de euros de multa por seguir desarrollando sus funciones como organismo independiente”, mientras “están siendo perseguidos penalmente por una querella de la Fiscalía”.


Esta petición, explicaron fuentes de la Generalitat, “ha sido atendida” por la Sindicatura Electoral, que “formalizará la renuncia de sus miembros para ceder el testigo de observación del referéndum a otros entes públicos y académicos que se comunicarán en los próximos días”.

Funciones
El Gobierno catalán sigue asumiendo “todas las funciones” como administración electoral, así como la “coordinación con otras instituciones catalanas que serán seguidas por las dos misiones de observación internacional y las decenas de visitantes que ya han sido acreditados para garantizar el normal funcionamiento del referéndum”.


Según la Generalitat, el traspaso de funciones de la Sindicatura Electoral no merma las “garantías” del 1-O, porque “todos los procesos y medios que lo sostienen ya han sido debidamente supervisados y validados” por este órgano.
El Govern ofrecerá asistencia a las acciones que la Sindicatura prevé elevar a instancias internacionales “por la persecución judicial y la falta de garantías procesales a los que el TC y la Fiscalía han sometido” a los síndicos: Jordi Matas, catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la UB, que ha presidido el órgano; Marc Marsal, miembro de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat desde febrero de 2016; la abogada Marta Alsina; Tánia Verge, profesora de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF; y Josep Pagés, profesor de Derecho Constitucional de la UAB.


Por su parte, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, dijo que el relevo de la Sindicatura Electoral, y el traspaso de sus funciones a diversos “entes de supervisión”, que no precisó, “no pone en riesgo las garantías” para celebrar el referéndum.


Según indicó Junqueras en rueda de prensa el relevo “no pone en riego” el referéndum catalán porque “afortunadamente de garantías hay muchas, y la mayor de todas es el compromiso de los ciudadanos, que son los votantes”.

El Govern da por acabado el trabajo de la Sindicatura ante las amenazas del Constitucional