Un policía nacional resulta intoxicado al extinguir un incendio en Azcárraga

A la plaza acudieron efectivos de la Policía Nacional, Local y de Bomberos | javier alborés
|

Un incendio de origen eléctrico se declaró ayer al mediodía en el número 13 de la plaza de Azcárraga, en la Ciudad Vieja. Los primeros en llegar al lugar fueron una pareja de agentes de la Policía Nacional. Uno de ellos empleó un extintor para sofocar el fuego, pero inhaló humo en el proceso, por lo que tuvo que ser atendido por los servicios médicos, según indicaron fuentes de Bomberos.
El acceso al lugar del incendio era estrecho debido a unas obras que se están llevando en el pavimento justo frente al inmueble, pero dado que el fuego fue sofocado antes de que llegaran ellos, los bomberos no tuvieron que emplear equipo pesado. Simplemente se aseguraron de cortar el fluido eléctrico, con lo que la comunidad se quedó sin luz, aunque no los domicilios particulares: solo los descansillos permanecieron a oscuras, igual que el ascensor, que quedó fuera de servicio.
El cuadro de contadores, instalado en un sótano con acceso desde el vestíbulo, había provocado una gran humareda que se coló por el hueco de la escalera. Por ese motivo se mantuvo a los residentes del edificio en su casa, hasta que se despejara. Normalmente, para acelerar ese proceso los bomberos recurren a grandes extractores portátiles, pero no los tenían a mano. “Para las emergencias en la Ciudad Vieja usamos un vehículo pequeño, y los ventiladores los tenemos en los grandes”, explicaron desde el parque de A Grela.
Varios casos en un mes
El agente de la Policía Nacional intoxicado por humo se suma a una lista de otras cuatro personas que tuvieron que ser atendidas en el último mes por el mismo motivo, todas en incendios domésticos. La última, una mujer de 85 años cuya cama se quemó por una manta eléctrica a las seis de la madrugada. La octogenaria habría fallecido probablemente si no fuera por la intervención de un familiar.
Aunque sea una tentación en las noches frías que se vienen registrando últimamente, las medidas de seguridad recomendadas por los expertos aconsejan apagarlas antes de irse a la cama, sobre todo si se trata de medios de calefacción anticuados, como braseros o pebeteros. En esta época son frecuentes las intoxicaciones cuya fuente es una estufa. Para evitarlo, las autoridades aconsejan no tapar la ventilación –algo que se suele hacer para evitar que escape el calor–, así como revisar cualquier sistema de calefacción para asegurar su óptimo funcionamiento.

Un policía nacional resulta intoxicado al extinguir un incendio en Azcárraga