El Depor volvió a la carga en un test a tres velocidades

La plantilla coruñesa, ayer por la mañana sobre el césped de la Ciudad Deportiva de Abegondo | quintana
|

Todavía con el cansancio acumulado del desplazamiento del pasado domingo a tierras salmantinas, el RC Deportivo de La Coruña volvió a enfundarse el mono de trabajo para completar el primer entrenamiento de la semana.

El test matinal de ayer presentó tres grupos diferenciados de trabajo, con una velocidad específica para cada uno de ellos.

En primer lugar los futbolistas que fueron titulares en El Helmántico, como es lógico, dispusieron de una jornada más ligera que sus compañeros; la totalidad de la alineación inicial —salvo Jorge Valín— saltaron al terreno de juego de Abegondo para desentumecer músculos y realizar actividades de recuperación.

Por su parte, los suplentes pisaron bastante más el acelerador, elevando la intensidad de su desempeño. Siempre bajo la batuta del cuerpo técnico de Rubén de la Barrera y de su segundo, Secho, se afanaron en optimizar su puesta a punto de cara a los próximos encuentros de Liga —el primero de ellos ante el Compostela el domingo 24 en Riazor a las 17.00 horas—.

Al margen de los disponibles, los siete ‘tocados’ de la plantilla (Bóveda, Héctor Hernández, Uche Agbo, Keko, Beauvue, Miku y Diego Rolan) desarrollaron un día más sus respectivos planes de recuperación.

Mañana, con ‘refuerzos’
Aunque el club deportivista no especificó la identidad de los lesionados que se hallan más cerca de su reincorporación al grueso del equipo, sí anunció que mañana miércoles habrá “alguno” que se una a la disciplina grupal.

No en vano, salvo Keko, todos los renqueantes se ejercitaron en solitario en el gimnasio, siempre bajo el control del recuperador Fran Molano.
Como viene siendo habitual, la presencia de canteranos fue notable en el test preparatorio de ayer; en esta ocasión estuvieron reforzando al conjunto profesional un total de siete prometedores chavales: Juan Rodríguez, Barba, Pablo Brea, Sanmartín, Boedo, Iván Guerrero y Kanouté.

El Depor volvió a la carga en un test a tres velocidades