La precampaña de Vox en San Sebastián comienza con incidentes

Ortega Smith y el resto de la comitiva de Vox, protegidos por agentes de la Ertzaintza | EFE
|

El mitin organizado por Vox ayer en San Sebastián concluyó con incidentes al ser increpados por radicales el secretario general de este partido, Javier Ortega

Smith, y las personas que le acompañaban al término del acto, que fue custodiado por un fuerte dispositivo policial.

Aunque en la capital guipuzcoana se produjeron momentos de tensión, los incidentes no llegaron a la intensidad de los enfrentamientos con la Ertzaintza que grupos antifascistas provocaron durante otro evento similar convocado por esta misma formación el viernes en Bilbao.

Durante el mitin de San Sebastián, que tuvo lugar en los jardines de Alderdi Eder, junto al monolito en recuerdo a las víctimas del terrorismo emplazado frente al Ayuntamiento, cerca de un centenar de personas increpó e insultó a los participantes, quienes, no obstante, protegidos por un amplio dispositivo de la Ertzaintza, lograron celebrar el evento sin mayores problemas.

Sin embargo, a la conclusión del mitin, cuando los miembros de Vox se disponían a abandonar el lugar escoltados por varias decenas de agentes de la Ertzaintza, los gritos arreciaron por parte de los radicales, que siguieron a Smith y a sus acompañantes en un recorrido por el centro de San Sebastián, durante el que se produjo el lanzamiento de algún objeto, lo que obligó a los agentes a mantener con sus escudos la barrera de seguridad pero sin llegar a cargar.

Los momentos de tensión se habían iniciado un poco antes, cuando los radicales comenzaron a reunirse en la zona de Alderdi Eder más próxima a la fachada principal del consistorio, donde miembros de Vox habían instalado su comitiva de precampaña, protegida a unos metros de distancia por una docena de furgonetas de la Ertzaintza y decenas de agentes. A partir de ese momento, gritos en euskera como: “Fascistas fuera”, “dejadnos en paz” y “fuera de aquí”, acompañaron las intervenciones de Vox, para redoblarse en intensidad cuando Javier Ortega Smith tomó la palabra, entre los aplausos de los suyos. En este punto, Ortega Smith se dirigió “a los cachorros de las etarras” y “a los amigos del vicepresidente del Gobierno” para decirles que “no han entendido nada” cuando piden a Vox que se vaya “a su casa” porque, según dijo, “cada pedazo de España es la casa de todos los españoles”. “Estamos en nuestra casa”, zanjó.

Tras el acoso por varias calles después de acabar el acto, Ortega Smith y sus acompañantes permanecieron cerca de una hora en un bar, hasta que los radicales se retiraron de la zona.

La precampaña de Vox en San Sebastián comienza con incidentes