El Corte Inglés despide a su presidente mientras prepara el proceso para buscar un sucesor

GRA390. MADRID. 15/09/2014.- El féretro con los restos mortales del presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, llegan a la Real Iglesia Parroquial de San Ginés, en la calle Arenal de Madrid, para recibir cristiana sepultur
|

El Corte Inglés despidió ayer a su presidente, Isidoro Álvarez, artífice del periodo de máxima expansión del grupo de distribución, mientras se prepara para iniciar hoy el proceso de sucesión que dibujará su próxima etapa.
Numerosas personalidades, empresarios y políticos se acercaron durante la tarde del domingo y la mañana de ayer hasta la capilla ardiente de Isidoro Álvarez, fallecido ayer tras permanecer días ingresado por una insuficiencia respiratoria, para dar sus condolencias a la familia.
Ayer por la tarde, Álvarez fue  enterrado en la Real Iglesia Parroquial de San Ginés, en Madrid, en una ceremonia religiosa y privada que contó con la presencia algunas personalidades del mundo de la política, la economía y la sociedad.
Isidoro Álvarez heredó la presidencia de su tío Ramón Areces y, desde entonces, se dedicó a expandir y diversificar el negocio hasta convertirlo en la referencia de la distribución en España.
Con su muerte se abre una nueva etapa para El Corte Inglés, que estará previsiblemente protagonizada por dos hombres: Dimas Gimeno, sobrino del presidente, y Manuel Pizarro, adjunto de este desde el pasado año.
De hecho, el Consejo de Administración del grupo prevé reunirse con el objetivo de nombrar un nuevo presidente, un cargo para el que Gimeno parte como favorito dada la naturaleza familiar de la empresa y los movimientos corporativos realizados en los últimos meses.
Como Álvarez, Gimeno es parte de la familia y ha estado vinculado a El Corte Inglés desde hace años, dos factores que le sitúan en una posición privilegiada y que se refuerzan con su nombramiento como consejero director general el pasado año.
Junto a él, otra pieza clave para el futuro de la empresa es el político y empresario Manuel Pizarro, adjunto a la presidencia desde julio y consejero desde hace menos de un mes, con competencias en principio limitadas al área financiera.
En cualquier caso, el gran reto que enfrenta la compañía es consolidar el legado de Álvarez y acelerar su expansión internacional.
Por la muy concurrida capilla ardiente, ubicada en la Fundación Ramón Areces y en la que se formaron colas de decenas de metros en algunos momentos de la mañana, desfilaron políticos, empresarios y personalidades del mundo de la cultura.
Así, ayer por la mañana se despidió de Álvarez la infanta Elena, única representante de la familia real que se dejó ver a su entrada en la capilla ardiente, así como varios ministros.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, subrayó  que “fue capaz de meter a El Corte Inglés en la vida diaria de los españoles”, y la titular de Empleo, Fátima Báñez, destacó que fue “un gran empresario, un referente” que “siempre apostó por la modernización de la empresa”. n

El Corte Inglés despide a su presidente mientras prepara el proceso para buscar un sucesor