Una auditoría técnica precisará si Betanzos municipaliza el agua tras agotar la concesión en 2020

El asunto se discutió en la última sesión plenaria, celebrada el pasado martes en Betanzos | Patricia G. FRAGA
|

Betanzos encargará una auditoria técnica para conocer cuál es la situación real de la red de abastecimiento de agua y saneamiento de la ciudad, según adelantó en las últimas horas el responsable de la Concejalía de Medio Ambiente, Antonio Vázquez Lorenzo. Con los resultados “sobre la mesa”, la próxima corporación determinará el “camino a seguir, si se mantiene una concesión y por tanto el servicio externalizado o por el contrario se municipaliza”, expuso Vázquez.
La concesión del servicio se agota en el año 2020 y, en este sentido, el Ayuntamiento de Betanzos “tendrá que contar con todos los datos técnicos de la actual situación e infraestructuras tanto de la red de abastecimiento como de saneamiento para tomar la decisión oportuna”, pero este no es el momento, más aún cuando la decisión corresponderá al Gobierno de Betanzos que resulte de los comicios de 2019.
El edil explicó, asimismo, que la Xunta ya cuenta con la propuesta técnica para la mejora de la planta de tratamiento, que saldrá próximamente a licitación, en el que se invertirá más de un millón de euros y que permitirá oprtimizar la etapa de tratamiento de agua, triplicando la capacidad de depuración para evitar así los episodios de turbidez que en determinadas épocas del año afecta al suministro en Betanzos.

Obras en el Mendo
Los responsables municipales, aunque mostraron su satisfacción por esta intervención, consideran necesario “proyectar más actuaciones de cara al futuro como estaban contempladas en el estudio elaborado hace unos años para mejorar todo el sistema, que suponía más de tres millones de euros”, recordó Vázquez.  
Por eso, el Ayuntamiento de Betanzos insistirá ante la Xunta para que la inversión no quede en “esta primera actuación” sino que se programen otras más allá de 2019. Las obras previstas consistirán en la adecuación del sistema de abastecimiento para incrementar la capacidad de regulación, optimizando también los procesos de potabilización con el propósito de garantizar un mejor sistema y que la “ciudadanía pueda tener agua en cantidad y calidad suficiente para satisfacer las demandas futuras” de Betanzos. Las obras, que podrán iniciarse a principios del año que viene, incluirán mejoras en el tratamiento físico-químico de la planta y en la capacidad de depuración, y se completarán con otra serie de “actuaciones a nivel técnico” que permitirán, entre otras cosas, eliminar los problemas de turbidez. “Quedaría para una siguiente fase de obras la mejora de los bombeos”, precisaron desde Medio Ambiente. 
Los índices que marcan la turbidez del agua (Unidades Nefelométricas de Turbidez o NTU) se sitúan habitualmente entre 10 y 20. Coincidiendo con las precipitaciones más intensas, estos niveles se pueden situar, como sucedió en 2017, entre 80 y 120, lo cual complica el proceso en la planta potabilizadora del Mendo. l

Una auditoría técnica precisará si Betanzos municipaliza el agua tras agotar la concesión en 2020