La niña de 16 meses asesinada en Almería murió a causa de varios golpes en la cabeza

Un grupo de vecinos de La Palma del Condado participa en una concentración de repulsa efe
|

La niña de 16 meses cuyo cadáver fue encontrado el jueves por la noche en una balsa de agua de la provincia de Almería, después de la confesión del autor material del secuestro y del crimen, murió de uno o varios golpes en la cabeza, reveló la autopsia preliminar practicada hoy a la bebé.

Fuentes cercanas a la investigación insistieron en el carácter preliminar de la autopsia, practicada en Instituto de Medicina Legal de la capital almeriense, por lo que aún quedan pendientes otros análisis de tejidos para establecer el momento en que se produjo la muerte de la menor, que fue secuestrada el jueves de la semana pasada cuando se encontraba con su madre.

El autor confeso del secuestro y del crimen, Jonathan Moya González, de 25 años, quien había iniciado una relación con la madre, fue detenido a primera hora de la tarde del viernes en un cortijo de su familia en el paraje de Camino Real de Abrucena, en el límite con el municipio de Fiñana, donde trataba de ocultarse ante el amplio operativo de búsqueda desplegado por la Guardia Civil para encontrarlo.

El joven, que cuenta con varios antecedentes por otros hechos delictivos y que llegó a estar en prisión, confesó que había matado a la niña, lo que permitió la localización del cadáver en una balsa de agua, si bien se negó a decir cuándo y cómo lo hizo.

Su confesión también permitió detener a un amigo suyo, de 25 años, quien podría haber encubierto los hechos durante la semana de investigación.

La Guardia Civil continuó con las pesquisas para tratar de esclarecer las circunstancias en las que se produjo el crimen mediante la inspección ocular del lugar donde fue encontrado el cuerpo, así como el móvil que pudo tener el autor confeso.

La balsa de agua en la que fue hallado el cadáver se encuentra cerca de una vía de servicio de la A-92, en la comarca de Nacimiento, donde produjo el secuestro el jueves de la semana pasada cuando la niña se encontraba con su madre.

El autor confeso ya estaba fichado por las fuerzas de seguridad por otros hechos delictivos, ya que el pasado junio fue detenido por la Policía acusado de hasta doce delitos de estafa y apropiación indebida tras hacerse pasar por agente policial para sustraer vehículos vendidos por internet.

Antes de su detención en junio, Jonathan Moya se encontraba en busca y captura por diversos juzgados de Almería y por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria al encontrarse en libertad condicional y no haberse presentado a los controles.

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió a causa de varios golpes en la cabeza