La empresa de ayuda a domicilio reduce la jornada a ocho empleadas y despide a dos

|

La actualización de los usuarios de ayuda en el hogar parece que traerá un incremento de horas en la organización del servicio. No obstante, frente a esta promesa del Ayuntamiento que “garantiza un aumento en las altas”, la empresa está reduciendo su plantilla y “no cuadra”, según denuncia Mari Morales, secretaria de la Federación de Servicios de Salud Laboral y Protección Social de UGT Galicia. En concreto, no ha renovado a dos trabajadoras y ha reducido su jornada a otras ocho.

Los trabajadores pusieron ayer en conocimiento del alcalde, Carlos Calvelo, la situación que están viviendo. En la reunión, el mandatario –explica Morales– aseguró que ya se estaba llevando a cabo una “revisión para las altas”.

Aunque las empleadas agradecen las buenas palabras y el apoyo mostrado por el alcalde, afirman que se queda ahí. “No lo vemos, porque la empresa ha incumplido y sigue incumpliendo a sus anchas”, lamenta Morales.

En este sentido, expone que la adjudicataria del servicio, Galicia Saúdable, lo que pretende es “contar con contratos en precario de doce horas semanales”. A esta situación, la responsable del sector en la UGT recuerda que la empresa está “incumpliendo” el pliego de contratación puesto que en el mismo se estable la subrogación de los empleados al “no respetar los contratos de los trabajadores”.

 

Rescate > Otro de los puntos que se recogía en las bases de licitación era la prestación del servicio los sábados y los domingos. “En ningún momento se ha dado los fines de semana”, subraya Morales que, ante la insinuación hecha pública por el Ayuntamiento de que dependía de si había usuarios o no que lo demandasen, la portavoz de los trabajadores asegura que las empleadas tienen constancia de que “hay usuarios que piden el fin de semana”. A lo que añaden que “hay una reducción del servicio básico en un 50% en 2011 y lo que va de 2012”.

Todos estos factores suponen para la plantilla una violación del pliego de condiciones. Por ello, han solicitado al alcalde que “rescate el servicio” y apunta que el problema es el precio tan bajo al que se adjudico el contrato. “A doce euros la hora, es imposible. No dan los números” para respetar contratos y garantizar que se respeten todas las horas.

Morales asegura que Calvelo les ha respondido a esta petición que, al menos de momento, “no lo ve y dice que no detectan que haya un incumplimiento” del pliego de contratación.

El siguiente punto que preocupa a las trabajadoras es que llevan “mes y medio” sin cobrar. Relatado este problema al gobierno local, desde el Ayuntamiento les han asegurado que ya han hecho el pago correspondiente a la empresa y que la parte privada se ha comprometido a ingresar las nóminas hoy mismo. De no cumplir, “el lunes las trabajadoras realizarán los servicios a pies. Se garantiza el servicio, pero no la hora, porque, como no pagan, ya no les queda dinero para la gasolina de sus coches”.

La empresa de ayuda a domicilio reduce la jornada a ocho empleadas y despide a dos