La supresión de un transformador ralentiza la reforma de Galileo Galilei

El Ideal Gallego-2014-01-16-015-96a5db71

Los empresarios de A Grela han cambiado de año sin que la deseada rotonda de Galileo Galilei, en la intersección con la calle de Gambrinus, esté lista tal, y como fijaban los plazos de la obra. La Asociación de Empresarios del polígono industrial achaca el retraso a la burocracia que está causando el derribo de un transformador ubicado en la acera del campo de fútbol del Silva. Con la reforma paralizada en el entorno debido al papeleo, la entidad no se atrave a volver a dar una fecha para la finalización.
A principios de noviembre la Asociación de Empresarios de A Grela aseguraba en este diario que la rotonda de Galileo Galilei, junto a la fábrica de Estrella Galicia, estaría operativa “antes de final de año”. Sin embargo, el colectivo se ha dado de bruces con la realidad y a estas alturas todavía no hay movimiento para construir este distribuidor del tráfico. “Como todavía queda demoler el transformador que hay en una de las esquinas no se puede hacer la glorieta, porque sin eliminarlo el giro no tendría el mismo espacio que en las otras calles”, justifica la gerente del colectivo, Teresa Firvida.
Aunque la supresión del transformador ya estaba presupuestada y los obreros colocaron uno soterrado justo en la acera de enfrente, así como barandillas en las otras tres esquinas –donde se ha recortado el terreno–, las gestiones con Gas Natural Fenosa para la retirada de la instalación se están retrasando más de lo previsto. “La concesionaria está presentando todos los papeles que se les van requiriendo y una vez que la eléctrica dé su permiso se podrá eliminar y empezar con la glorieta”, aclara Firvida.
Al parecer la empresa no para de recibir solicitudes de documentación para que se les deje suprimir del paisaje la caseta. De hecho, la gerente de la asociación recuerda que “si no fuese por eso hubiese estado lista antes de final de año”. Confía en que esa parte de la reforma de Galileo Galilei “se inicie lo antes posible, este mes o el que viene” pero no se atreve a dar una fecha exacta por las dificultades que han ido surgiendo.
El transformador no solo paraliza la construcción del distribuidor central sino que impide abrir un segundo carril de bajada del polígono paralelo al campo de fútbol que, en su parte baja, sí se ha completado y pasa por donde antes había acera bajo el puente del tren. “Ese carril no irá a la glorieta porque en cada lado se ha habilitado una zona a la derecha para los coches puedan girar y se descargue flujo de la misma, pero necesita espacio”, comenta Firvida.
A expensas de que se apruebe la retirada, los operarios trabajan en la zona del iglesario, donde están cambiando las farolas. Aunque es en la zona de Galileo Galilei con Gambrinus donde más cambiará la estética, en el resto de la arteria principal del polígono se han variado puntos de luz, creado y reorganizado plazas de aparcamiento “porque los macizos estaban destrozados” y saneado los servicios en el subsuelo. Además, en el cruce de Newton funciona a pleno rendimiento una nueva rotonda. 

La supresión de un transformador ralentiza la reforma de Galileo Galilei

Te puede interesar