Siempre hay una próxima estación

|

El Ideal Gallego-2011-05-03-014-b20b2d15

SAN CRISTÓBAL > La apertura de la exposición de las siete maquetas de la futura intermodal despierta la curiosidad de estudiantes, pero también de algún vecino

R.L. > A CORUÑA
  Hay un clan seducido por las maquetas. Suele estar compuesto por profesionales, futuros arquitectos o licenciados con inquietudes. También se cuela algún urbanista aficionado.


Se les pudo ver rodeando a Busquets cuando presentó la Ciudad del Mar, y no es difícil tropezarse con ellos en determinados foros de Internet, siempre “traficando” con renders, intercambiando fotografías y filtrando algún que otro plano.

A juicio > Por supuesto, ayer estuvieron en la Delegación del Gobierno, ávidos de conocer los siete proyectos que optan a la intermodal de San Cristóbal. Sorprendidos por que las maquetas no vayan formadas –el concurso recoge el anonimato incluso después del fallo salvo, evidentemente, para el ganador–, los especialistas en maquetas jugaban a adivinar.
Pero no fueron los únicos que se dejaron caer por la muestra, abierta ayer y que seguirá a disposición de los curiosos hasta que el jurado decida. Entre los primeros en arrimar la nariz a las recreaciones a escala, algún que otro vecino de la zona.
Gente mayor, de Os Mallos “de toda la vida”, que deposita en la intermodal buena parte de sus esperanzas de que el barrio mejore. “Vengo a ver lo que proponen los grandes arquitectos para mi calle”, confiesa Francisco, un vecino que asegura que lleva 27 años viviendo en un piso “frente con frente con la estación”.
Recuerda la última reforma de la plaza y se siente algo frustrado porque “habían prometido que la retranquearían” y que la plaza sería mucho más grande. “No lo veo por ningún lado, aunque me gusta que la mayoría de proyectos respetan en parte el actual edificio”.
No es el único que piensa así. Muchos de los vecinos reivindican el encanto del San Cristóbal de siempre.


Siempre hay una próxima estación