Los bomberos evitan, por tercer día, que el fuego cerque varias viviendas

|

El Ideal Gallego-2011-07-02-009-e6bbac31R.L. > a coruña
  Los bomberos sueñan con un día de tranquilidad, pero las altas temperaturas y otras circunstancias menos aleatorias impiden que se haga realidad.
Por tercer día consecutivo, un incendio forestal requirió de su presencia. Un día más, y como en los precedentes, el destino era Penamoa. Fue por la mañana, y apenas requirieron dos mil litros de agua para sofocarlo.
Pero el responsable del servicio, Carlos García Touriñán, aclara que es precisamente la capacidad  de respuesta la que ha evitado que los incendios de las últimas tres jornadas hayan tenido consecuencias más graves. “En estos días especialmente secos y calurosos estamos acudiendo al primer indicio, incluso antes de que nadie nos llame, porque aunque sabemos que se trata de matorrales, cuanto antes ataquemos los focos más difícil es que llegue a las casas”.
Desde el miércoles, los bomberos coruñeses han tenido que intervenir en varios episodios en los que las llamas cercaron alguna vivienda. El primero de ellos, el del monte Alfeirán, en el que también participaron las brigadas forestales de la Xunta.
En el caso del fuego declarado el jueves en el Agra, fueron las dependencias del observatorio las que se vieron afectadas.
Sin llegar a afirmar que todos estos incendios son intencionados, el portavoz de los bomberos sí sospecha de que la mano del hombre está detrás de la mayoría. “En Penamoa suelen ser quemas de chatarra o rastrojos que se les acaban yendo de las manos”.

Los bomberos evitan, por tercer día, que el fuego cerque varias viviendas