Los marineros de Malpica cuya lancha se hundió en Razo evolucionan de forma favorable

Copia de Diario de Bergantiños-2015-08-20-005-4738ead1
|

Los dos marineros de Malpica que tras sufrir un naufragio pasaron ocho horas en el mar hasta ser rescatados por los socorristas de la playa de Razo, evolucionan bien del cuadro de fuerte hiportermia y ansiedad que presentaban. Los hermanos José Francisco y Adolfo Casal Verdes, de 40 y 34 años de edad, continuaban a primeras horas de la tarde de ayer ingresados en planta en el Chuac coruñés, si bien desde el gabinete de comunicación del centro hospitalario apuntaron que a lo largo de la tarde ya podrían recibir el alta médica.
La epopeya que vivieron desde que su lancha naufragó sobre las 10 horas del pasado martes, hasta que fueron rescatados alrededor de 8 horas más tarde, copó  buena parte de las conversaciones que ayer se escuchaban en bares y lugares públicos de Malpica.  Además de en su resistencia y capacidad de aguante, muchos de esos comentarios incidían también en el hecho de que en este época del año las temperaturas del mar son mucho más suaves y que, de haber ocurrido el suceso en invierno, las consecuencias podrían haber sido bien distintas. En cualquier caso, todos coinciden en calificar su salvación de milagrosa.  
Los dos hermanos ya habían trabajado como marineros con su padre, profesión que luego dejaron por otras de menos riesgo en tierra firme. Finalmente, no les quedó más remedio que volver a enrolarse en una “tarraza” hasta que decidieron probar suerte y poner en marcha su propio negocio. Para ello comprobaron una lancha de fibra de unos 8 metros de eslora, a la que le cambiaron el nombre y bautizaron con sus apellidos “Casal Verdes”. A primeras horas de la mañana del martes encalló en la Punta de Razo, pero aún así a la embarcación le deben los dos hermanos el seguir con vida, ya que antes de hundirse del todo les ayudó a mantenerse a flote agarrados a sus casco. Después no les quedó más remedio que valerse de los salvavidas.  Por el momento, un par de cajas localizadas en la playa de Razo son los únicos restos que han aparecido del naufragio y se piensa que la lancha, al ser de fibra, se hundió en bloque con su aparejo.

Muere de un posible infarto un carballés que se bañaba en Razo

José Barreiro Mariño, un vecino de Carballo de 78 años de edad, falleció a última hora de la mañana de ayer al sufrir unaparada cardio-respiratoria mientras se bañaba en la playa de Razo. Según informaron fuentes de Protección Civil, aunque estaba metido en el agua, en el momento de sufrir el repentino desvanecimiento, su nivel le sobrepasaba muy poco la altura de las rodillas. El suceso ocurrió alrededor de las 13 horas a unos 100 metros de distancia de la zona de baño del lugar de A Cabreira.
Unas bañistas que estaban en las inmediaciones fueron las primeras en auxiliarlo y en arrastrarlo hacia la orilla, aunquerápidamente el equipo de socorristas del arenal se hizo cargo de la situación. Cuantos intentos de reanimación cardio-respiratorio intentaron, para lo que recurrieron a un desfibrilador semiautomático, resultaron baldíos y finalmente la dotación deUrxencias Médicas que se desplazó al lugar solo pudo certificar la muerte del bañista. El 112 también movilizó a un helicóptero medicalizado, que llegó a aterrizar en la playa, así como a la Guardia Civil. José Barreiro Mariño era muy conocido en la localidadpor su vinculación al sector de la hostelería, concretamente al bar Barreiro emplazado en la Avenida de las Flores.
Alrededor de las 15 horas un coche fúnebre trasladó su cadáver  al Chuac para realizarle la autopsia.

Los marineros de Malpica cuya lancha se hundió en Razo evolucionan de forma favorable