La huelga paraliza la limpieza en A Coruña en una jornada con graves incidentes

El alcalde y los dos ediles comunicaron los servicios mínimos a los vecinos, hosteleros y hoteleros susy suárez
|

La huelga de 24 horas convocada por los sindicatos para protestar por la aplicación de la reforma laboral en el sector de la limpieza y respaldar las movilizaciones de los trabajadores de Albada, concesionaria de la planta de reciclaje de Nostián, ha paralizado el sector en una jornada en la que se han producido importantes incidentes.
La huelga, convocada en los centros de trabajo de Cespa, concesionaria del servicio de recogida de basuras en A Coruña y As Mariñas; Albada, y en el complejo medioambiental de Sogama -incluido el vertedero de Areosa-, comenzó a las 23 horas de lunes y minutos antes de la medianoche ya se había registrado un incendio con dos focos simultáneos en las instalaciones de Nostián.
Las llamas, cuya altura sobrepasó los 15 metros, afectaron a dos naves de la planta, una de las cuales quedó prácticamente destruida, a las cintas transportadoras y 750 toneladas de residuos preparados para reciclar.
La compañía no ha valorado todavía la cuantía de los daños pero fuentes de la misma han asegurado que podrían ascender a millones de euros ya que, además de los daños materiales, parte de las instalaciones han quedado inutilizadas para las próximas semanas.
El Gobierno Local ha cifrado en 600.000 euros los daños en la planta por unos hechos que ha calificado de "salvajes" "episodios de guerrilla callejera, planificados y meditados".
Durante la noche se han registrado además otros dos incendios en los puntos limpios de A Grela y Eirís -unido a una falsa amenaza en Os Rosales- y se han quemado 14 contenedores.
El comité de empresa de Albada se ha desmarcado de estos incidentes que han sido condenados por PPdeG y PSdeG.
El portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha calificado lo ocurrido de "hechos puntuales" y ha pedido que no se eleven a "categoría absoluta".
El líder nacionalista ha participado esta mañana en la manifestación en la alrededor de 700 personas han recorrido el centro de la ciudad bajo el lema "Non á estafa do lixo-Non á reforma laboral, polo emprego, os convenios e os dereitos laborais" para protestar por las consecuencias de la aplicación de la reforma laboral en el sector y respaldar las movilizaciones en Albada.
"Un retroceso en Albada significa un retroceso en el sector", ha señalado el secretario confederal de organización del sindicato CIG, Paulo Carril.
En esta misma línea se han manifestado los responsables de UGT y CC.OO, así como la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, quien ha afirmado que la unión del sector es el "camino a seguir" para frenar los recortes.
Los trabajadores de Albada mantienen una huelga indefinida desde el pasado 28 de julio y los sucesivos encuentros, mediaciones oficiales incluidas, no han surtido efecto: los trabajadores no aceptan la congelación salarial propuesta por la empresa -que supondría, según los trabajadores, un rebaja salarial real del 16 por ciento- y exigen la reincorporación de al menos 8 de los trabajadores despedidos, salidas que la dirección atribuye a la caída de la producción en los últimos años.
Las protestas de los trabajadores de Albada fueron secundadas desde el primer instante por sus compañeros de Cespa, concesionaria de la recogida de basuras en A Coruña y durante más de una semana los sabotajes, quemas de contenedores e incidentes -que causaron incluso algún herido- impidieron el normal funcionamiento del servicio lo que provocó que los residuos se acumulasen en las calles.
Durante esta nueva jornada de huelga los servicios mínimos tanto en la recogida como en el tratamiento funcionaron con normalidad y en total se recogieron 55 toneladas, el 35 por ciento de lo habitual.
Las negociaciones entre el comité de Albada y la dirección de la empresa siguen estancadas -no hay fecha para la nueva reunión- y el paro general en el sector podría extenderse si no alcanzan un acuerdo.

La huelga paraliza la limpieza en A Coruña en una jornada con graves incidentes