Los delitos de odio bajan un 4% pero la discriminación por género se dispara un 70%

|

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y policías autonómicas registraron en 2016 un total de 1.272 incidentes por delitos de odio, un 4,2% menos que en 2015, aunque los relacionados con discriminación por sexo y género subieron un 70,8%, debido sobre todo a la reforma del Código Penal de 2015.
Así lo explicó el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la rueda de prensa en la que ofreció los datos del cuarto informe sobre incidentes relacionados con delitos de odio en España, correspondiente al año pasado.

Xenofobia
Los incidentes se distribuyen así: racismo y xenofobia (416), discapacidad (262), ideología (259), orientación o identidad sexual (230), creencias o prácticas religiosas (47), discriminación por razón de sexo o género (41), aporofobia u odio al indigente (10) y antisemitismo (7).
El informe refleja que la mayoría de estos delitos experimentaron un notable descenso, como los relacionados con el antisemitismo (–22,2%), la aporofobia (–41,2%), las creencias religiosas (–32,9%), el racismo y la xenofocia (–17,6%) o con la ideología (–15,9).
Sin embargo los incidentes relacionados con la discriminación por género o sexo ascienden un 70,8% en esta estadística, al pasar de 24 denuncias en 2015 a 41 en 2016, aunque el ministro precisó que este incremento se debe a la reforma del Código Penal de 2015, en la que se incluyen estos hechos como delito, de manera que se computan como tal desde mediados de ese año.

Incidentes resueltos
También aumentan los incidentes motivados por la orientación o identidad sexual (36,1%) y por discapacidad (15,9%). Un “índice muy elevado” de los incidentes, concretamente el 64,2% fueron resueltos, destacó Zoido.
Las comunidades que concentraron más son Cataluña (282), Madrid (171), Andalucía (152), País Vasco (141) y la Comunidad Valenciana (127), mientras que las que registraron menos fueron Cantabria y La Rioja, con menos de 20 casos.
La mayoría de las víctimas son hombres (789, lo que supone más del 60%), con una edad de entre 18 y 40 años (51,31%), y de nacionalidad española (72,9%). Los menores constituyen el 13,8% de todas las víctimas. l

Los delitos de odio bajan un 4% pero la discriminación por género se dispara un 70%