Los italianos votan con el temor de una situación de ingobernabilidad

dos agentes de seguridad forcejean con una activista desnuda de cintura para arriba efe
|

Los italianos acudieron ayer a las urnas a votar bajo la incertidumbre y el temor de que los resultados de las elecciones generales creen una situación de ingobernabilidad en Italia.

Las elecciones generales se celebran desde ayer y se prolongarán hasta las 15.00 horas de hoy, que comenzará el escrutinio de los votos, aunque los sondeos a pie de urna adelantarán algunos resultados.

Los sondeos oficiales de hace 15 días apuntan a que el candidato de centroizquierda Pier Luigi Bersani, será ganador, seguido por el líder conservador, Silvio Berlusconi, mientras que el tercer puesto se lo disputan el primer ministro dimisionario, Mario Monti, y el cómico Beppe Grillo, con su “Movimiento 5 Estrellas”, una formación alternativa y populista.

 

escalada

Sin embargo, los últimos sondeos que manejan los partidos dan una fuerte escalada a Grillo, quien podría incluso desbancar a Berlusconi del segundo puesto a pesar de su anuncio de devolver el importe del impuesto sobre la primera casa.

A las puertas de un colegio electoral de Roma, en la céntrica calle de Vittorio Emanuele, varios ciudadanos expresaron a Efe su inquietud ante el incierto escenario que puede surgir de las elecciones, ante la dificultad de formación de un gobierno con una mayoría estable en el Senado dado lo intrincado de la ley electoral.

“Temo la ingobernabilidad. Temo que Italia se vuelva todavía más ingobernable y que tengamos que venir de nuevo a votar”, aseguró el italiano Juan Enrique Boc de Pombo, de 67 años, quien incidió en otro de los grandes problemas a los que se enfrentan los principales candidatos, el del desempleo, situado en el 11,2%.

“Necesitamos personas nuevas en la política”, subrayó el joven, quien señaló “la necesidad de poner fin a la gente anciana que gobierna en Italia”.

Enrico B., de 37 años, no dudó en contar que su voto fue dirigido al Movimiento 5 Estrellas, que el último día de campaña logró llenar la plaza de San Juan de Letrán.

Mientras, el dimisionario primer ministro, Mario Monti, asistió a misa antes de acudir a depositar su voto, mientras Bersani respondió a los periodistas que lo que haga el resto del día era cosa suya.

 

Los italianos votan con el temor de una situación de ingobernabilidad