El Ayuntamiento rectifica y recupera el plazo de pago del IBI a final de año

|

Ante la protesta unánime de todos los grupos de la oposición municipal y de sectores de la ciudadanía, el Gobierno municipal decidió ayer abortar su decisión de adelantar el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) hasta mayo, tal y como contemplaba su nuevo calendario fiscal. En 2015 este tributo se cobró entre el 15 de septiembre y el 5 de diciembre, pero en febrero el Ayuntamiento  adelantó el plazo hasta el 5 de mayo y el 5 de julio, ampliándolo posteriormente hasta el 5 de septiembre.
El Gobierno municipal concederá una “moratoria” en la aplicación del nuevo calendario fiscal, aunque señala que en 2017 el pago del IBI se hará “entre los meses de julio y septiembre”. De acuerdo con el Ayuntamiento, la medida no se aplicará este año porque afectaba a la “planificación” económica de los ciudadanos, que no tenían margen para acogerse al pago fraccionado de este tributo.
Para la concejala de Hacienda, Eugenia Vieito, anticipar el pago del IBI el próximo año es “una necesidad urgente” para el Ayuntamiento, que necesita distribuir sus ingresos de forma más uniforme a lo largo del año para evitar “tensiones” de tesorería como las que sufrió en 2015. El año pasado, la falta de liquidez obligó al Ayuntamiento a pedir un crédito e imposibilitó, durante parte del ejercicio, cumplir el periodo medio de pago a proveedores que marca la ley.
Vieito prometió que los calendarios fiscales para 2016 y 2017  se presentarán “en breve” y con “tiempo suficiente” para que los coruñeses puedan planificar los pagos. En referencia a la moción  en contra del adelantamiento del pago del IBI, presentada en pleno por el PSOE y respaldada por PP y BNG, señaló que la competencia sobre el calendario fiscal corresponde “a la concejalía de Facenda y no al pleno”. La edil acusó al grupo municipal del Partido Popular de hacer “mucha demagogia” con esta cuestión.

reacciones
Para el Partido Popular, que solicitó la semana pasada un pleno extraordinario para revocar el cambio en el calendario fiscal que debería celebrarse antes del día 25 de este mes, la marcha atrás del Gobierno municipal “confirma que era un error y que Ferreiro estaba actuando con prepotencia y en contra del clamor popular de los ciudadanos”. Fuentes del grupo municipal popular recuerdan que en dos días ha habido otra rectificación del Ayuntamiento, en relación al contrato de limpieza de edificios municipales, y denuncian que el alcalde “no es de fiar” y “gestiona dando tumbos porque solo piensa en viajes y fotos”.
Por su parte, el portavoz socialista, José Manuel Dapena, ha “valorado” que el alcalde haya “recapacitado” y haya “decidido poner fin a su empecinamiento para responder al mandato popular”. Cree que la propuesta de Marea Atlántica era “antisocial” y recuerda que el calendario fiscal no apareció en las negociaciones con su grupo.
Al BNG, que ayer mismo anunció una campaña por el momento en suspenso para recabar firmas en contra de la modificación del calendario fiscal, la marcha atrás del Gobierno municipal le parece “acertada”, pues la modificación era “errada y precipitada” y no tenía en cuenta “la capacidad económica de la mayoría”. La edil nacionalista Avia Veira respalda adelantar el pago en 2017 “con una mayor y mejor planificación”.

El Ayuntamiento rectifica y recupera el plazo de pago del IBI a final de año