A prisión tres años y medio por estafar más de 56.000 euros a cuatro bancos distintos

|

El Ideal Gallego-2011-05-12-008-e00d7fc1

  m. pérez > a coruña

  Un delito de estafa y otro de falsedad en documento mercantil van a llevar a la cárcel durante tres años y medio a un hombre que estafó a cuatro bancos distintos a lo largo de poco menos de tres meses. Aunque inicialmente la Fiscalía solicitaba para él una pena de cinco años, sus abogados lograron ayer llegar a un acuerdo en la sección primera de la Audiencia Provincial y se redujo la condena. Además de la privación de libertad, se verá obligado a abonar una multa de nueve meses a razón de 20 euros diarios. En total, unos 54.000 euros.
El procesado actuó siempre empleando el mismo modus operandi. Así, una vez conocía las cuentas bancarias de las que eran titulares las víctimas se dedicaba a imitar sus carnés de identidad. Lo hacía a través de procedimientos electromagnéticos y, una vez los tenía listos, colocaba su fotografía en lugar de la de los titulares. Los enseñaba en las oficinas de turno y conseguía así que se le pagasen distintas cantidades, que variaban en función del banco y la cuenta.
La mayoría de las veces pedía sumas de cuatro dígitos, entre los 1.000 y los 7.000 euros, lo que sumando todas las entidades a las que acudió supone alrededor de 56.000 euros. Comenzó en 2007, el 25 de septiembre en un banco de la zona de Los Rosales. Se presentó allí y solicitó sacar 5.000 euros de una cuenta. Al día siguiente acudió a otra sucursal de Fernández Latorre y pidió 7.600 a primera hora de la mañana. Por la tarde se llevó 1.000 más de otra. Así sucesivamente iba  retirando y en ocasiones ingresando dinero en hasta cuatro entidades distintas y más de una decena de oficinas.

Devolución > Las cajas y bancos se vieron obligados a devolver la mayor parte de las cantidades robadas hasta que la Policía lo detuvo el 5 de diciembre de 2007, cuando se disponía a retirar 7.000 euros de una oficina en Rafael Dieste al rededor de la una del mediodía. Se le intervinieron en aquel momento una cartera, un DNI falso, nua agenda con notas sobre las personas a las que suplantaba y algo más de 1.000 euros en efectivo –que después se supo que procedían de la actividad ilícita–.
Poco después de apresarlo, se comprobó que ya pesaban sobre él otras dos condenas por delitos similares a los cometidos en la ciudad. Una en 2003 –de dos años de prisión– y otra en 1995, dictada por el juzgado de lo penal número 1 de Reus. Nadie sabe aún cómo pudo obtener los datos de los estafados, que al final recuperaron el dinero.
Por esta última causa pasó un año en la cárcel –hasta noviembre de 2008–, pero fue posteriormente liberado debido a un cambio en su situación personal.


 

A prisión tres años y medio por estafar más de 56.000 euros a cuatro bancos distintos