Taxistas, vecinos y amas de casa crean una plataforma de apoyo al Deportivo

|

El Ideal Gallego-2011-06-16-017-94136aee

  h.h. > a coruña

  El descenso del Deportivo no solo ha sido un duro golpe para sus seguidores, también supone un severo varapalo para la vida económica y social de la ciudad. Esta es una de las conclusiones de la reunión que mantuvieron ayer varias agrupaciones cívicas de la ciudad, entre ellas la Asociación Provincial de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, la Asociación Local de Autotaxis, la Federación de Asociaciones de Vecinos y la Asociación Provincial de Hostelería.
Con el objetivo de unir a la ciudad para que apoye al equipo en su “travesía” por la segunda categoría del fútbol español, dichas entidades planean llevar a cabo una campaña que “arrope” al club para que regrese cuanto antes a la máxima categoría.
Se trata, por tanto, de unir a todos los colectivos sociales de la ciudad para impulsar medidas y ayudar en todo lo posible al Deportivo, aunque dejan claro que descartan realizar cualquier tipo de aportación económica: “eso corresponde a otros”, apunta la presidenta de la Asociación de Amas de Casa, Rosa Otero.

Granito de arena >“Debemos aportar nuestro granito de arena para que el Deportivo no se hunda, porque sería terrible para la ciudad”, explicaba en la mesa redonda el responsable de Teletaxi, Manuel Sánchez Quindimil. En un ambiente distendido, todos los presentes coincidieron en señalar que no era hora de buscar culpables sino de tratar de encontrar soluciones.
Aseguran que la aportación del equipo a la marca de la ciudad ha beneficiado durante décadas al sector turístico, “y ahora podría perderse uno de los símbolos de A Coruña”, añade la presidenta de la Federación de Vecinos, Luisa Varela. Recuerda que “gran parte” del mérito de que la ciudad sea conocida en toda Europa se debe a la trayectoria del club blanquiazul. Asimismo, insiste en que las pérdidas económicas que sufrirá la ciudad tras el descenso todavía no se han cuantificado.
No quieren dejar en el olvido  que los partidos que se celebraban cada quince días en Riazor suponían una fuente de ingresos para el sector hostelero. Ahora, añaden, con el equipo en Segunda, será difícil mantener la afluencia de las aficioness rivales, que aprovechaban estos enfrentamientos para disfrutar del fin de semana en la ciudad y, de paso, ayudaban a paliar la ya de por sí castigada economía local.

Toma de contacto > Por el momento la de ayer fue la primera toma de contacto, por lo que esperan volver a reunirse la próxima semana para decidir las actuaciones concretas que, según ellos, impulsarán a los blanquiazules en su nueva etapa en el “infierno”.
Por otro lado, aseguran que las diferencias que existieron entre el Ayuntamiento y el equipo deben subsanarse por el bien de la ciudad, así como las discrepancias entre algún agente social y el presidente de la entidad blanquiazul, que según ellos, “solo logran dañar a una ciudad que ahora necesita de todos sus baluartes y uno fundamental es el Depor”, según sostiene Otero.


 

Taxistas, vecinos y amas de casa crean una plataforma de apoyo al Deportivo