Para que todos los días sean 23 de abril

El Ideal Gallego-2015-04-24-014-e713a21f
|

El libro pisó ayer la calle en su día para demostrar que sigue vivo. Sus historias fueron contadas en alto en varios puntos de la ciudad y si los voluntarios alzaban la voz en el Fórum para recordar a aquel hidalgo soñador que iba a caballo, los alumnos del Raquel Caamacho y los de Aspronaga interpretaron juntos el cuento “Doña Carme”.
La efeméride pasó por El Corte Inglés para animar a los alumnos de la ESO y Bachillerato a que cultiven las letras en el tercer concurso de poesía Rosalía de Castro. Decían en la presentación que las obras han de ser originales y estar redactadas en gallego. Al mejor lo condecorarán con un iPad y tarjetas regalo del centro. En Belas Artes, el pequeño Picasso fue testigo de la liberación de volúmenes y los visitantes contaron con una extensa bibliografía sobre el personaje del año.
El libro “batalló” por los barrios. Fue charla con Nieves Abarca en el Fórum y presentación en Coruña The Style Outlets con María Luisa Funes y “Estilo Letizia”. No contento con eso, se transformó en letra de canción con Samarúas en la Sagrada Familia, taller en Durán Loriga y se escapó de las tapas que lo tienen preso para rendirle homenaje en la biblioteca provincial a la literatura de Juan Goytisolo, que recibía ayer el premio Cervantes.
En la librería Arenas, Jorge Llorca o Elena Galván firmaron ejemplares y los títulos se emanciparon en bookcrossings y sueltas varias, donde los coruñeses pudieron cazar tesoros al vuelo. Para hacer que todos los días sean 23 de abril.

Para que todos los días sean 23 de abril