Miguel Ángel Rosende “Si conseguimos representación, me doy con un canto”

Miguel Ángel Rosende se presenta a la Alcaldía por Democracia Coruñesa | pedro puig
|

Miguel Ángel Rosende es autónomo, del sector de la nutrición deportiva. Empezó su carrera política en la asociación de vecinos de Monte Alto, después fue presidente de la asociación de empresarios 15002. Allí comenzó a chocar con el actual concejal de Empleo Sostenible, Alberto Lema. “No había interés para sacar adelante ningún proyecto si no eras del mismo palo”, recuerda. Durante muchos años, pensó que Ciudadanos podía ser el partido que liderara el cambio pero hace dos años lo abandonó, después de su giro a la derecha y su falta de apoyo al activismo local. Ahora encabeza su propia alternativa.

¿Qué lección saca de las elecciones generales?
Se puede ver un crecimiento claro del PSOE, pero no va a haber mayoría para ningún partido.

¿Cuál es su expectativa?
Si conseguimos representación, me doy con un canto en los dientes.

No es muy optimista.
No es un escenario fácil: un partido local de reciente creación que se enfrenta con grandes partidos... Pero afrontamos la campaña con ilusión para trabajar por A Coruña.

Hay otros partidos pequeños, como Alternativa dos Veciños.
Alternativa viene con un objetivo claro: dar más poder a Gelo (Ángel García Seoane, alcalde de Oleiros y fundador de Alternativa dos Veciños) en Oleiros a través de la Diputación, y sus intereses en A Coruña son nulos.

Pedro Armas (su candidato), asegura que va a actuar en clave municipal.
¿Qué va a decir? Pero al final estará a las órdenes de su jefe y antepondrá Oleiros a esta ciudad.

¿Solo ustedes apuesta por el localismo?
Más que el localismo, Democracia Coruñesa es un partido local. Nuestra propuesta es la fusión de ayuntamientos para poder poner A Coruña en el mapa de España. Pero en muchos localismos se antepone el miedo a peder el asiento al interés general. Esas peleas localistas entre Culleredo, Arteixo y Oleiros acaban dividiendo los sociales.

No es la primera vez que se presenta un partido haciendo gala de coruñesismo.
No, lo que no funcionó fue durante las dos últimas legislaturas de Unión coruñesa. Pero Democracia Coruñesa, pase lo que pase, seguirá trabajando por la ciudad durante otros cuatro años. Y el coruñesismo gobernó con mayoría en la ciudad muchos años.

¿Se refiere al socialista Francisco Vázquez?
Vázquez anteponía los intereses a la ciudad a los del partido. Y en su primer mandato, pactó con el PP. Ahora nunca va a haber un acuerdo entre PP y PSOE ¿Por qué? Por electoralismo.

Y usted, ¿cómo ve los pactos?
Si salieran 13 concejales de derecha y 13 de izquierdas, nosotros seríamos el 14. Pactaríamos.

En este mandato también ha habido pactos.
Ahora tenemos un Gobierno de la Marea Atlántica aliado con el PSOE: durante tres años, le aceptaron todo. Le dieron un cheque en blanco.

Hubo muchos desencuentros.
El PSOE podía haber estado en Gobierno perfectamente, y podría haber sido un Gobierno mucho más sólido.

¿El de la Marea Atlántica le pareció un mandato turbulento?
Si entramos en el Ayuntamiento y hay una iniciativa positiva, la presente quien la presente, la voy a votar. He ido a la mayor parte de los plenos y he visto que muchas de las propuestas se bloquean simplemente por el partido que la presentó.

¿Cuál es su táctica, entonces?
Tenemos que empezar por tener presencia en A Coruña, pero dentro de cuatro años, Democracia Coruñesa se presentará para tener presencia en estos ayuntamientos.

Piensa a largo plazo.
Las políticas a corto plazo siempre son un error. Y Democracia Coruñesa no se creó para ser políticamente correcto. No, yo estoy aquí para poner sobre la mesa una serie de temas que al resto de políticos no les interesa por miedo a perder el sillón. Como la fusión. Todos apuestan por una mancomunidad, pero eso en España no ha funcionado (excepto la de Barcelona).

¿Cree que los residentes del área se ven como una sola ciudad?
No hay nada más coruñés que irse el fin de semana a tomar algo al chiringuito de Sada. Ya somos una sola ciudad, pero administrativamente no. Sobre todo, en el problema del transporte, que es el más grave.

¿Y se solucionarán fusionando municipios?
Siendo un único ayuntamiento podríamos gestionarlo de una forma mucho más rápida y económica. No solo es el transporte, el tratamiento de la basura...

Eso no es ser políticamente incorrecto. Para eso se habla de nacionalismo, de la inmigración o de feminismo.
Si hablamos de independentismo, estamos totalmente en contra. Yo estoy en el otro sentido, a favor de la unión. El independentismo ha quedado desfasado.

¿Inmigración?
Hay unos barrios muy poblados de inmigrantes entre las dos rondas y hay muchos de Venezuela: más de 7.000 han venido para A Coruña. Hoy en día ya se están adaptando pero otros no, por falta de medios. Hay que echarles una mano.

¿Qué opina de las cuotas?
Si en una candidatura hubiera cinco mujeres que fueran mejores que cinco hombres, no tendría que meter a ningún hombre. En mi lista llevo igualdad de mujeres y hombres, 14 y 14. Y de mujeres, me quedaron bastantes sin poner.

Miguel Ángel Rosende “Si conseguimos representación, me doy con un canto”