La Marea saca adelante los primeros modificativos sin grandes reproches

|

La Marea consiguió sacar adelante tres modificativos de crédito por valor de algo más de cinco millones de euros durante el pleno de ayer y lo hizo a la primera y con el apoyo del Partido Socialista en todos ellos, mientras que el BNG se abstuvo en dos y el PP votó en contra en uno, una situación muy diferente a la del año pasado en la que se topó con importantes trabas por parte de la oposición.
En 2016 y en 2015, el equipo de gobierno presentó diversos modificativos de crédito que fueron rechazados por el pleno, algunos de ellos en más de una ocasión (hasta cinco uno del primer año de mandato).
Ahora la situación parece diferente y el primero de ellos servía para reordenar las anualidades para la obra de rehabilitación de la cubierta de Riazor, pero el asunto terminó con el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, defendiéndose de los ataques del PP y del PSOE por otros temas.
Los populares criticaron que los trabajos podrían estar terminados si se hubiese respetado el proyecto que habían dejado adjudicado. “Les remuerde la conciencia después de haber estafado al deportivismo”, aseguró el edil Franciso Mourelo, quien puso en duda que el Ayuntamiento pueda cumplir con los plazos marcados.
Mientras, el portavoz del PSOE, José Manuel García, criticó el “olvido” que sufre el deporte amateur en la ciudad. El líder socialista explicó que las inversiones que necesitan los clubes de esta naturaleza “son mucho menores” y además destacó la “falta de sensibilidad con las carencias” de diversas infraestructuras como el campo de fútbol de A Zapateira o el polideportivo de Monte Alto.
Mientras, Xiao Varela replicó que el proyecto que habían dejado los populares era “insuficiente y deficiente” y al portavoz socialista le contestó que se había aumentado un 63% el presupuesto para el mantenimiento de infraestructuras deportivas.

Liquidación de deuda
El segundo asunto era un suplemento de crédito para liquidar deuda vinculada al Plan de Ajuste con dinero procedente de remanente del presupuesto del año pasado. En este caso, fue aprobado inicialmente por unanimidad y con el PP, el PSOE y el BNG más preocupados de culparse entre sí de los problemas económicos que llevaron al Ayuntamiento a adoptar esa medida.
El Partido Socialista y el BNG criticaron al ministro Montoro por apretar económicamente a los gobiernos locales y llevar al de A Coruña a tener que acogerse el Plan de Ajuste, la “peor operación que se podía hacer”, dijo el portavoz del PSOE, José Manuel García, mientras que la líder del PP, Rosa Gallego, culpó al bipartito formado por el PSOE y el BNG de dejar en 2011 facturas sin pagar y sin partidas adjudicadas para ello.
Este cruce de acusaciones no libró a la Marea de las críticas de populares y socialistas. Rosa Gallego defendió la adhesión al Plan de Ajuste para “poner a cero el contador de deuda con proveedores” y también animó al Gobierno local a aplicar “medidas de contención de gasto superfluo”, entre las que citó el uso de los vehículos oficiales. Por su parte, José Manuel García lamentó que esta operación solo era posible debido a la “inejecución presupuestaria” con la que se terminó el anterior ejercicio, aspecto que también destacó Rosa Gallego en su segunda intervención.
La concejala de Hacienda, Eugenia Vieito, basó su defensa en la comparación de gasto en algunos aspectos por parte del actual equipo de gobierno y el anterior con el popular Carlos Negreira al frente. Además, explicó que “o obxectivo” del Plan de Ajuste no fue “efectivo”.

Presupuesto del IMCE
El último modificativo de la tarde fue una variación en las cuentas del Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE) por valor de alrededor de 260.00 euros para poder hacer frente al pago de facturas.
El PSOE fue el único, junto a la Marea, que votó favorablemente, pero se unió al BNG y al PP en las críticas hacia la gestión económica que se está haciendo de este órgano. “Non estamos de acordo coa xestión económica do IMCE, hai exceso de facturas con reparos de legalidade”, dijo Avia Veira, mientras que Lucía Canabal calificó la situación de “caos” y José Manuel García dijo que “no es todo lo eficiente que debería”.

La falta de cuidado de los barrios y de gestión transparente centran las mayores críticas de la oposición

Las mayores críticas al Gobierno municipal en el pleno de ayer llegaron con motivo de una moción presentada por el PSOE en torno a la transparencia en la gestión municipal y otra sobre el abandono de los barrios, iniciativa a cargo del Partido Popular.
La moción socialista contó con una enmienda del PP y abordaba diversos aspectos. El portavoz del PSOE, José Manuel García, recordó que aplaudían las iniciativas propuestas en este ámbito de la Marea, pero pidió que las lleve a cabo como en el caso del Gabinete de Transparencia y Buen Gobierno, que lleva más de un año sin que se ponga en marcha. 
“Nos parece fatal que se utilice la transparencia como arma publicitaria”, aseguró García, quien señaló que no existe un plan de transparencia y algunos servicios municipales incumplen diversos parámetros por la “dejadez” de quien debe asegurar que así se hagan.
Avia Veira lamentó que el portal de transparencia no se actualice lo suficiente y Rosa Gallego recordó que no puede convocar la comisión de este ámbito, la cual preside, ya que desde la Concejalía de Hacienda no se le facilitan datos sobre contratos menores y negociados a pesar de haberlos solicitado en diversas ocasiones y afirmó que “la única explicación es que no quieren que veamos que están dando contratos a dedo a firmantes del manifiesto de la Marea”.
Por su parte, la concejala de Participación Ciudadana, Claudia Delso, expuso diversas medidas puestas en marcha por parte del actual Gobierno local y aseguró que “é difícil compararnos co resto de grupos políticos” en materia de transparencia. 

Mantenimiento de la ciudad
Los problemas de mantenimiento en los barrios también sirvieron a la oposición para criticar al Gobierno local. San Diego, Feáns, la Torre de Hércules, Cuatro Caminos, Eirís, Castrillón o el Barrio de las Flores fueron algunos de los ejemplos de falta de limpieza expuestos por la popular Rosa Lendoiro.
La concejala dijo que la ciudad está en un “estado preocupante” y que la “presencia de ratas es un clamor ciudadano”, aunque la edil de Medio Ambiente, María García, defendió que esto sucedía también en el mandato del PP. 
Lendoiro también denunció la  falta de inversiones y que los barrios “están abandonados y no se arreglan llenándolos de cartelitos”, en alusión al programa “A pé de barrio”. Esta iniciativa también fue criticada por el socialista Fito Ferreiro, que denunció que las acciones que se llevan a cabo a través del mismo deberían ser habituales y no excepcionales. “Con este plan solo se está haciendo lo básico, lo que hacemos cada uno en su casa”, aseguró Ferreiro. l

La Marea saca adelante los primeros modificativos sin grandes reproches