La Xunta califica de “accidente” el incendio de las Fragas do Eume

nac36. a capela (a coruña), 07/04/2012.- imagen tomada hoy del parque natural de las fragas do eume, en a capela (a coruña), tras el incendio que calcinó cientos de hectáreas de la zona. efe/ cabalar
|

La conselleira do Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, agradeció a los brigadistas y a los vecinos la cooperación que mantuvieron y su apoyo mutuo, que hizo posible que lo podría haber llegado a ser una catástrofe se quedase en un “accidente”. Quintana compareció ayer en la Cámara gallega a petición propia para informar de la evaluación de las consecuencias y de la actuación para sofocar el incendio que se registró en el entorno del parque natural de las Fragas do Eume.

Quintana advirtió de que “o problema dos incendios é un problema de todos, porque é un problema de país”, y añadió que el fuego no hace distinción de ideologías ni de partidos políticos.

En este sentido, hizo un llamamiento a la responsabilidad y al compromiso de todos los gallegos para alcanzar un acuerdo y se mostró convencida de que “non lle convén a Galicia minorar a valoración deste lume en particular e dos incendios en xeral, pero tampouco magnificar as súas consecuencias para sacar rendementos políticos”.

 

Sequía > La conselleira inició su intervención recordando que Galicia está inmersa en un extraordinario episodio de sequía, circunstancia que, según dijo, favorece la elevada actividad incendiaria que se está registrando, con hasta 70 fuegos al día y más de 2.100 en lo que va de año.

Continuó su alegado diciendo que, teniendo en cuenta este panorama, y siendo conscientes de la situación, “a Xunta traballou para que, a pesar das dificultades económicas, se puidera dispor dun operativo sólido na loita contra os incendios e daquelas medidas de prevención que permitisen atallar os lumes”.

Así, precisó que el dispositivo es similar al establecido en épocas semejantes “e está respondendo con eficacia e eficiencia, logrando apagar os incendios que se producen cun tempo medio de control de entre hora e media e dúas horas”.

 

Planificación y rigor > Quintana insistió, además, en que “a loita contra os lumes faise de acordo cunha planificación que se está cumprindo con rigor”.

En el caso concreto del registrado la pasada semana en las Fragas do Eume, la conselleira explicó que surgió en medio de una anormal proliferación de fuegos, algunos de ellos en contra del viento, algo que, a su modo de ver, acrecienta la tesis generalizada de la existencia de la mano del hombre detrás de los incendios, aunque habrá que aguardar hasta el final de las investigaciones para conocer la causa exacta.

Rosa Quintana aseguró que la respuesta a este fuego fue inmediata, ya que solo pasaron 19 minutos entre la alarma y la llegada de los medios, y que la incorporación de estos fue rápida y progresiva. Añadió que la fuerza del viento en la zona, que en algunos momentos alcanzó los 60 kilómetros por hora, “fixo que non se puidera atallar o lume na súa cabeceira, polo risco que entrañaba para as persoas que participaban no operativo”.

 

Gran esfuerzo > Pese a todo, la titular do Medio Rural e do Mar destacó que el esfuerzo de todos los medios desplegados hizo posible el cierre del perímetro del fuego para que no se propagase más allá de la cifra aproximada de las 750 hectáreas, de las que unas 370 corresponden a las áreas de mayor interés de conservación, lo que supone una afectación del 4,05% de este tipo de zonas.

En su comparecencia, la conselleira también dijo que casi al mismo tiempo de ir extinguiendo el fuego ya se diseñaban las medidas de regeneración del entorno natural, entre las que destacó la delimitación de las áreas afectadas, la valoración objetiva de los efectos del incendio, la comprobación del estado de conservación de las poblaciones de especies o hábitats, y acciones contra la erosión, con especial atención a la defensa de la ribera del Eume.

En cuanto a los vecinos, Quintana manifestó que desde el primer momento los responsables de la Xunta estuvieron a su lado, empezando por ella misma desde la tarde en la que se inició el incendio, y continuando por el propio presidente de la Xunta, varios conselleiros, la delegada en A Coruña, el director de Emerxencias e Interior y el secretario xeral de Medio Rural e Montes, entre otros. Añadió que también se mantuvo contacto permanente con el delegado del Gobierno, el presidente de la Diputación y los Ayuntamientos de la zona.

Como medidas a largo plazo, insistió en la necesidad de endurecer el Código Penal en la lucha contra los incendiarios y destacó que la nueva Lei de Montes atenderá esta cuestión de forma prioritaria, tanto en lo relativo a la prevención de los incendios como, de manera general, en el fomento y puesta en valor del monte.

La Xunta califica de “accidente” el incendio de las Fragas do Eume