El presupuesto de la Universidad para 2018 sube un 3% pero sigue vigente la austeridad

El rector, Julio Abalde, y el vicerrector de Economía, Domingo Calvo | pedro puig
|

La Universidad contará con un presupuesto de algo más de 123 millones de euros para el ejercicio 2018, lo que implicará una subida de algo más del 3% en relación al año anterior. El rector Julio Abalde y el vicerrector de Economía, Infraestruturas e Sustentabilidade, Domingo Calvo, destacaron ayer que pese a que la austeridad seguirá marcando la evolución de la institución académica la pequeña subida permitirá apostar más por los beneficios para el alumnado y la investigación.
Las cuentas de la UDC fueron aprobadas por una amplia mayoría en el Consello de Goberno celebrado ayer (33 votos a favor y dos abstenciones) y hoy se someterán a la aprobación del Consello Social. En su presentación pública, Calvo analizó la subida del fondo estructural entre otras cosas por la pelea de la propia institución por conseguir un mayor apoyo del Ejecutivo autonómico al sistema universitario gallego.

Compensación de ingresos
No obstante, en términos globales el 2018 tendrá una hoja de gasto de 123,295 millones de euros y un gasto similar que permitirá la estabilidad dentro del clima de prudencia y austeridad. El ascenso será reducido, de un 3%, pero al menos existirá a pesar de que Galicia continua siendo “a comunidade autónoma coas taxas máis baixas”. Será gracias a que se registraron “máis ingresos por investigación”.
Además de la aportación mayoritaria a los fondos por parte de la Administración, los ingresos por tasas permitirán que este capítulo represente algo más del 13% de la suma total. Por contra las transferencias de capital bajan, si bien el vicerrector puntualizó que solo lo hacen porque se terminan los convenios con las consellerías de Facenda y Educación que se reeditarán a principios de año.

Reserva para la residencia
En el capítulo de gastos el más relevante será el de personal, que se llevará casi el 75% del montante global. No obstante, el rector, Julio Abalde, hizo hincapié en que se mantendrá la inversión para ayudar a las familias en el pago de las matrículas, pero también habrá becas, bonos de transporte y comedor y aportaciones para actividades culturales y deportivas.
Para Abalde también es importante que, dentro de las restricciones, los departamentos sufrirán menos ajustes para la docencia y la investigación.  Igualmente se empezará a trabajar en la especialización de los campus. Además, se ha reservado una partida de 250.000 euros para amueblar la futura residencia del Calvo Sotelo una vez se entreguen las obras. El presupuesto final dependerá de la reforma que se entregue.

El presupuesto de la Universidad para 2018 sube un 3% pero sigue vigente la austeridad