El Gobierno británico y la Unión Europea llegan a un acuerdo “técnico” para ejecutar el Brexit

Theresa May
|

El Gobierno británico y la Unión Europea han acordadon un “texto” para solucionar el futuro de la frontera entre las dos irlandas, el principal escollo en las negociaciones sobre el Brexit, según informó ayer la cadena pública irlandesa RTE. Además, según la BBC la negociación ha alcanzado un acuerdo “a nivel técnico” sobre las condiciones de la salida del Reino Unido, prevista para el 29 de marzo.

Este medio indicó que el futuro acuerdo de salida incluye una salvaguarda para evitar el restablecimiento de una barrera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, tras el divorcio entre Londres y Bruselas, que será oficial el próximo marzo.

Esa garantía prevé que todo el Reino Unido permanecerá temporalmente en una unión aduanera con la UE, mientras que se añadirán provisiones específicas para reforzar el alineamiento de Irlanda del Norte con ese área económica y con las reglas del mercado único comunitario.

La cadena irlandesa citó a fuentes cercanas a las conversaciones, que aseguraron que el contenido del “texto es estable”, si bien reiteraron que las negociaciones que tienen lugar estos días en Bruselas siguen en marcha.
No obstante, según la cadena BBC, el Reino Unido ya ha llegado a un acuerdo a “nivel técnico” con Bruselas sobre las condiciones de la salida británica de la Unión Europea, prevista para el próximo 29 de marzo.

De acuerdo con la RTE, la salvaguarda acordada gira en torno a un acuerdo aduanero general para todo el Reino Unido, pero el texto recogerá anexos o provisiones específicas para Irlanda del Norte, en caso de que ese arreglo no sea suficiente para mantener la frontera invisible. En este sentido, el pacto de salida contendrá “un mecanismo de revisión” para evaluar los progresos efectuados es este área.

Salvaguarda
La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, aceptó el pasado diciembre la inclusión de una salvaguarda única para Irlanda del Norte para evitar una barrera física tras el Brexit, salvo que se presentase una solución alternativa o hasta que Londres y Bruselas sellasen un nuevo marco comercial.


No obstante, se vio obligada a dar marcha atrás poco después, ante las presiones del sector eurófobo de su formación y del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario en la región, del que depende para gobernar en minoría.

La premier les aseguró que no aceptaría un plan que fije la futura frontera con la UE en el mar de Irlanda, pues aislaría a Irlanda del Norte del resto del país (Inglaterra, Gales y Escocia) al crear dos áreas aduaneras dentro del Reino Unido, al tiempo que pondría en peligro su integridad territorial.

Con todo, el Gobierno irlandés afirmó que aún quedan “asuntos pendientes” en las negociaciones. “Las conversaciones entre la UE y el Reino Unido sobre un acuerdo de salida siguen en marcha y no han concluido”, declaró en un comunicado un portavoz del viceprimer ministro irlandés, el democristiano Simon Coveney.

Según la fuente, los negociadores “continúan en contacto” y “un número de cuestiones siguen pendientes”: “No efectuaremos más comentarios sobre filtraciones a los medios. Estamos en una fase en la que aún no hay acuerdo”, insistió. También el portavoz de Leo Varadkar, el primer ministro irlandés, señaló que, de momento, el Gobierno de Dublín no ha sido “informado oficialmente” sobre el citado consenso.

Comunicación
La primera ministra británica reunirá hoy a su Gabinete de ministros para presentarles el “borrador” del acuerdo sobre el Brexit, confirmó ayer Downing Street. Los integrantes del equipo “han sido invitados a leer la documentación antes de ese encuentro”, detalló el portavoz oficial británico.


La jefa de Gobierno buscará tener la aprobación de su Gabinete antes de cerrar un pacto con los 27 socios comunitarios restantes de la Unión Europea. La facción más euroescéptica de los miembros del Ejecutivo, sin embargo, se ha mostrado hasta ahora crítica con la marcha de las negociaciones para la salida.

En la reunión ordinaria del Gabinete celebrada ayer, Theresa May trasladó a su equipo de Gobierno que tan solo quedaba una “pequeña cantidad” de asuntos por resolver en las negociaciones con Bruselas.

El Gobierno británico y la Unión Europea llegan a un acuerdo “técnico” para ejecutar el Brexit