El centro de salud de Santa Lucía podría contar con más de dos plantas

El mercado continúa a la espera de una reforma ampliamente reclamada por los vecinos de A Falperra | patricia g. fraga
|

La reunión entre el Gobierno local y la Consellería de Sanidade sobre el centro de salud de Santa Lucía abrió la puerta a una nueva alternativa para desbloquear este proyecto. Esta pasaría por que el ambulatorio contase con más de dos alturas, una opción que hasta el momento había sido rechazada por la Xunta, que en ningún caso contempla las siete alturas que ofreció la Marea.
Según el alcalde, Xulio Ferreiro, hasta esta semana la Administración autonómica había marcado como máximo que el ambulatorio contase con una o dos alturas, mientras que esta semana se abrió la posibilidad de que sea alguna más.
Esta modificación quedaría siempre condicionada a que se respetasen determinados “requisitos de planta e superficie” que no son negociables para la consellería de Sanidade.
Con estas nuevas premisas se encuentra trabajando Manuel Gallego Jorreto, el arquitecto que diseñó el actual mercado y también encargado del proyecto de reforma de la plaza de abastos que presentó recientemente el Gobierno local a los vecinos.
Ferreiro señaló que a pesar de esta flexibilización de las posturas la encomienda al arquitecto no presenta una solución fácil ya que el propio Gallego Jorreto aseguró anteriormente que no encontraba una fórmula adecuada para compaginar los dos equipamientos en la misma parcela de manera que se respetasen ciertos requerimientos tanto para el ambulatorio como para la plaza de abastos relacionados con la accesibilidad y la luminosidad.

Dos semanas
Si es posible encajar tanto la infraestructura médica, que corre a cargo de la Xunta, como el mercado, de propiedad municipal, debería saberse en un período de alrededor de dos semanas, plazo que se dieron ambas administraciones.
Desde el Gobierno local no se muestran muy optimistas de cara a encontrar una solución en este aspecto principalmente debido a que el propio arquitecto explicó que es complicado encajar ambos espacios en la misma parcela.
Por ello, la segunda vía que se abrió en la reunión de esta semana entre el Ayuntamiento y el Gobierno municipal es la de intentar buscar otro terreno en el barrio de A Falperra, también complicada por la falta de espacios libres. Esta opción no supondría un problema para la Administración autonómica, que considera vital que el centro de salud se encuentre ubicado en el barrio ya que el 57% de los usuarios del ambulatorio de Federico Tapia residen en esta zona.
Precisamente este fue el motivo por el que la Xunta descartó una parcela en el Paseo de los Puentes desde el momento en que fue ofrecida por parte del Ayuntamiento.
Después de muchos meses de enfrentamiento entre ambas administraciones en los que cada una defendía diseños completamente opuestos, la dinámica ha cambiado en las últimas semanas y ahora las dos apuestan por trabajar conjuntamente y buscar una solución que les deje satisfechas.
Antes de la reunión de esta semana, en la que además del conselleiro de Sanidade, Xesús Vázquez Almuiña, y el alcalde, Xulio Ferreiro, estuvieron otros representantes de ambas partes, ya se lanzaron mensajes destinados a limar asperezas.
Desde el Gobierno local se apostó por flexibilizar posturas y ese fue el planteamiento con el que se acudió también por parte de la Xunta. Una vez finalizado el encuentro, tanto Ferreiro como Vázquez Almuiña valoraron el tono constructivo de la sesión y ayer el regidor se mostró convencido de que van a llegar a una solución.
Estas declaraciones no se escucharon durante los últimos meses, sino que el clima estaba marcado por dos posturas opuestas sin que hubiese ningún mínimo acercamiento.
Mientras ambas administraciones se mantenían firmes en sus ideas, los vecinos y comerciantes de la zona luchaban para que el proyecto avanzase y no fuesen ellos los principales perjudicados.
Desde la agrupación vecinal de A Falperra se mantuvo siempre una postura más próxima a la propuesta de la Consellería de Sanidade y culpando al Ayuntamiento del estancamiento del proyecto.

Reforma del mercado
El plazo que se concedieron ambas administraciones para buscar un punto en común y que ronda las dos semanas está relacionado con el interés del Gobierno local en comenzar lo antes posible con la reforma de la plaza de abastos.
La propuesta municipal para la reforma de este espacio fue presentada hace tres semanas a los vecinos y se explicó que los trámites deberían comenzar a principios del próximo año. Sin embargo, para ello es necesario que se decida si el centro de salud va a encontrarse finalmente en la misma parcela que el mercado, ya que podría modificar el proyecto. Si finalmente no hay acuerdo, la Marea tiene la intención de seguir adelante y usar el edificio anexo para usos municipales. l

El centro de salud de Santa Lucía podría contar con más de dos plantas