Los controles policiales causan atascos en los accesos a a ciudad

Los dispositivos se instalaron en las vías principales | Javier Alborés
|

Los controles policiales en los accesos y salidas de la ciudad para velar por el cumplimiento de las restricciones para contener la expansión del coronavirus y las intensas precipitaciones registradas en varias zonas provocaron ayer importantes retenciones en A Coruña. 

Las avenidas de Alfonso Molina y A Pasaxe registraron atascos de consideración, lo mismo que la N-VI. El dispositivo policial limitó la circulación a uno de los carriles y, a los coches y el transporte público se unieron los controles a los peatones y ciclistas que ayer intentaron cruzar el puente para desplazarse a otros municipios del área de A Coruña desde la ciudad o desde Arteixo.

Un movimiento que, a la espera de la decisión del comité clínico que  asesora a la Xunta y que se reúne esta tarde para valorar la situación de la crisis sanitaria en la comunidad, está prohibido salvo causa justificada hasta este martes, de acuerdo con las determinaciones de la Consellería de Sanidade recogidas en el DOG.

En este encuentro, las autoridades decidirán sobre el cese o la prórroga del cierre perimetral de A Coruña y Arteixo, en vigor desde el pasado viernes a las 15.00, en función de la evolución epidemiológica y de la presión hospitalaria en el área A Coruña-Cee. 

Excepciones
Los desplazamientos están autorizados para acudir al centro de trabajo, actividades académicas o asistencia médica y, en este sentido, muchos de los conductores a los que se paró durante el fin de semana en los distintos operativos desplegados en las principales vías de acceso pudieron mostrar a los agentes los correspondientes justificantes que, en caso de motivos médicos se encargaron de proporcionar los propios hospitales de A Coruña.

Además, a estos controles realizados por los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad del estado en las vías de circulación y las estaciones de tren y autobús, se unió ayer la meteorología adversa, pues el temporal, que ya mantuvo en alerta el domingo la costa de coruñesa y ayer dejó lluvias, continua azotando el litoral gallego, y este martes, según las previsiones se MeteoGalicia, volverá a obligar a decretar el aviso amarillo por oleaje.  

Por otra parte, según los datos aportados por la Delegación del Gobierno en Galicia respecto a las propuestas de sanción por incumplir los cierres perimetrales implantados el viernes para reducir la incidencia del coronavirus, en A Coruña desde el toque de queda decretado, cinco personas fueron denunciadas por no llevar mascarilla; catorce por estar en la calle después de las 23.00 horas y otras tres por estar en grupos. Hubo también dos denuncias por encontrarse en A Coruña personas no residentes en la ciudad.

En los buses metropolitanos también se dio aviso a varios viajeros que se desplazaban sin causa justificada. 

Los controles policiales causan atascos en los accesos a a ciudad