Gran Bretaña acuerda con Escocia un histórico referéndum sobre su independencia en 2014

|

 

En un día histórico para Escocia, el primer ministro británico, David Cameron, firmó ayer en Edimburgo con el Gobierno escocés un acuerdo para que esta región pueda organizar y celebrar un referéndum sobre su independencia.

Tras meses de negociaciones, Cameron y el ministro principal escocés, el nacionalista Alex Samond, sellaron un acuerdo que establece las condiciones en las que se celebrará el plebiscito en 2014 por el que Escocia podría obtener su independencia del Reino Unido, del que forma parte desde hace 305 años.

El acuerdo, que establece los términos en los que el Parlamento escocés organizará el referéndum, se escenificó en la capital escocesa sin triunfalismos por ninguna de los dos partes y después de que su contenido se hubiera ido filtrando.

Finalmente la consulta se celebrará en otoño de 2014, planteará una sola pregunta sobre si se está a favor o en contra de la independencia y reduce la edad de voto a los 16 años.

Las tensiones entre los Gobiernos británicos y escocés en torno a este plebiscito se avivaron en enero cuando Salmond, tras arrasar unos meses antes en las autonómicas, anunció de manera unilateral la celebración de un referéndum.

Un desafío a Londres ya que, según una ley de 1998 que dio paso a la autonomía escocesa, cualquier cambio constitucional es competencia del Parlamento británico.

Tras las negociaciones entre la número dos del Gobierno escocés, Nicola Sturgeon, y el ministro británico para Escocia, Michael Moore, finalmente el Parlamento autonómico de Holyrood será el que deba aprobar la legislación competente.

 

Gran Bretaña acuerda con Escocia un histórico referéndum sobre su independencia en 2014