El comercio confía en levantar la temporada estival con unas rebajas que empezaron con afluencia masiva

El Ideal Gallego-2019-06-29-005-9ed04314

Los grandes grupos textiles que seguían manteniendo el inicio de las rebajas de verano el 1 de julio, Inditex y El Corte Inglés, se han adelantado por primera vez a esa fecha y dieron ayer el pistoletazo de salida a una época de descuentos que unos pocos habían comenzado dos semanas antes. Con esas dos enseñas marcando la evolución de la jornada, en la que hubo picos de afluencia masiva, el pequeño comercio también dispuso sus ofertas para unos meses en los que confía poder salvar una temporada que ha sido mala para los balances económicos. 

Miles de coruñeses salieron ayer de casa ávidos de encontrar las mejores gangas del período de rebajas, que empezaron incluso en Inditex y El Corte Inglés tres días antes de lo habitual. Con independencia de cómo resultaran las ventas para cada establecimiento al final del día, el gran centro comercial y las distintas tiendas de la multinacional afincada en Arteixo aglutinaron la mayor afluencia de consumidores. Por ejemplo, en el entorno de la plaza de Lugo se vieron largas colas en casi todas las enseñas de Inditex y sin ir más lejos en Zara era complicado sortear a la gente a última hora de la mañana. 

Se volvieron a ver colas en las cajas y también en los probadores, pero más largas que en los últimos años y un síntoma de la movilización de clientes que hubo en relación a otras ocasiones es que el parking subterráneo más próximo tuvo momentos en los que los conductores debían aguardar en el acceso a que quedase alguna plaza libre. 

Pese a que las primeras jornadas –porque todos los negocios abrirán también mañana en su horario habitual– serán para las cadenas, como asumen los comerciantes de proximidad, estos confían en que las bajadas de precio que han establecido les sirvan para vaciar algo los almacenes y, en consecuencia, levantar unos ingresos muy bajos.

La especialización, una aliada
“El problema es que no se vende o que se venden cosas muy específicas”, explica la presidenta de la Asociación Distrito Picasso, Belén Chaver, sobre la situación del sector, que tiene que obtener beneficios en esta etapa a pesar de que los grandes sean competencia aprovechando también el fin de semana. 

Desde el colectivo de la Zona Comercial Obelisco reconocen que hay gente que ya había empezado antes las “promociones” pero que la oleada fuerte es de la mano de “Inditex”. No obstante, “la cosa está difícil y hay que remontar un poco el verano, hay que vender ahora”. 

Al margen de que puede que las economías domésticas no estén tan bien como cabría esperar superada la crisis, los empresarios reflexionan sobre la afección que tiene que ahora se puedan hacer ofertas todo el año y que el clima no haya invitado a renovar la vestimenta. 

“Tenemos fe porque de momento el tiempo no ha estado agradable para el textil y el calzado”, resume el presidente de la Asociación de Comerciantes Agra-Barcelona, José Manuel Castro, que tiene claro que las grandes superficies y marcas le darán el testigo a las tiendas de barrio la semana que viene. 

Eso sí, siempre “hay algunos clientes fieles que vienen al pequeño comercio porque se agobian con tanta gente”. Otros aprovecharon los descuentos de hasta el 50% de la mayoría de firmas reconocidas –algunos de hasta el 70%– y una previa de las segundas rebajas en otros establecimientos del centro.

El comercio confía en levantar la temporada estival con unas rebajas que empezaron con afluencia masiva

Te puede interesar