El Colón apostará por ciclos fijos, circo, cine y propuestas innovadoras

El edificio comenzará su nueva andadura municipal a finales de septiembre | quintana
|

Cuando llamaron a Bettina Kohlaas para ponerse al frente de la gestión del teatro Colón, pensó que algo así era maravilloso. Llevaba años trabajando fuera, después de haber dirigido al Fórum Metropolitano o el apartado cultural de fundaciones como la Barrié. Así que le tocó coger la maleta años para organizar eventos como el Starlite Festival Marbella y entre idas y venidas, se imaginaba lo productivo que sería llevar esta experiencia a su ciudad. 
Desde hace dos meses lo hace, después de la llamada que la ponía en un icono coruñés con un equipamiento de vanguardia. Así que “con una ilusión tremenda”, la nueva directora empeña los días en darle una visión de futuro. El teatro, que formará parte del IMCE, tras su cesión al Ayuntamiento por parte de la Diputación, se englobará en un conjunto donde el Coliseo se dedica al gran formato y el Fórum y el Ágora se especializan en el pequeño. 
El Rosalía es teatro, puro y duro, y entre medias el edificio busca una identidad. La encontrará, según la responsable, en el cine como lo hizo hace décadas, con la recuperación de joyas porque “hay que pensar las cosas dentro de un contexto ciudad, ser consciente de las salas privadas y no competir, sino complementar”. En el bloque del siglo XXI sonará la música y habrá un complemento teatral como hasta ahora, con ciclos de danza y dramaturgia. En este punto, Bettina señala que colaborarán con otros teatros, buscarán sinergias y verán la manera de fomentar la actividad que existe en Galicia: “¿Por qué no abrir una ventana para un festival que se organice en Pontevedra?”. Aunque lo gordo del programa se presentará a mediados de septiembre, Kohlaas incluye estrenos dentro del calendario junto a las producciones propias. En cuanto a las residencias artísticas, están mirando la forma de encajarlas según lo permitan las ordenanzas. 
El Colón apoyará las creaciones gallegas tal y como lo refleja el convenio firmado entre el Ayuntamiento y la Diputación, en particular, fomentando el idioma. A lo largo de estos dos meses, Bettina se ha entrevistado con “muchísimos agentes culturales, con artistas, orquestas y al margen de pedirles que me presentaran sus proyectos, les preguntaba qué más podíamos hacer”. Porque la intención no es ir a lo fácil, sino ofrecer un plus. Ese plus puede venir, explica la experta, de un producto diferente, que se conjugará con distintos actores, de palos variados: “Para que después tenga su recorrido”, que no se quede entre el escenario y el patio de butacas y salga con patas del auditorio. 
En este sentido, Bettina cree en los ciclos porque fidelizan al público: “Te ganas la confianza de la gente que va porque el apartado les gusta, aunque no conozcan a los artistas”. En la parrilla de salida, el teatro contará con el humor y el circo contemporáneo. No solo se trata de formar espectadores en el formato habitual, además los llevarán a eventos minoritarios, “más pequeños” para los que son necesarias otras fórmulas, colaboraciones y mucho trabajo en las redes sociales. Solo así, sostiene que se crearán nuevos intereses. Poniendo al recinto a experimentar. l

El Colón apostará por ciclos fijos, circo, cine y propuestas innovadoras