El Banco Santander plantea un ERE que afecta a 4.000 empleados

Ana Botín interviene durante la Junta General de Accionistas de la entidad bancaria | aec
|

El Banco Santander planteó ayer a los sindicatos la salida de 4.000 empleados en España, cerca del 13% de la plantilla, y la intención de reubicar a 1.090 trabajadores más en sociedades del grupo, anunciaron fuentes próximas a la negociación.

La idea es que las salidas de los trabajadores se produzcan principalmente mediante prejubilaciones, ya que el banco cuenta con unos 4.000 empleados con más de 55 años, y bajas incentivadas; para las reubicaciones jugará un papel clave Santander Personal, división que atiende de forma remota a clientes a través de gestores.

 

Cierre de un tercio de la red

El banco justifica este nuevo plan de ajuste, que llevará aparejado el cierre de unas 1.000 sucursales en España, un 32% de las 3.100 oficinas que componen la red, por causas económicas y organizativas, tras constatar que la pandemia aceleró la relación con los clientes por vías digitales.

La previsión de la entidad es que el uso de estos canales se multiplique tanto en transaccionalidad como en ventas en los próximos dos o tres años, según la información compartida en reuniones previas con los sindicatos.

No en vano, en la actualidad casi la mitad de las ventas se realizan por canales en internet, una tendencia que la crisis del coronavirus está acelerando: el número de personas que acude a las oficinas se redujo “drásticamente” y la operativa en oficina cae a tasas anuales de entre el 7 y el 8 por ciento.

Además de las medidas de flexibilidad interna, el Santander ofreció ya a los sindicatos un plan de recolocación externa encargado a la consultora Lee Hecht Harrison para encontrar un nuevo empleo fuera del grupo a todo aquel que se acoja al ERE y quiera seguir trabajando.

En la reunión mantenida el p miércoles, el banco presentó a los sindicatos los resultados de los planes de recolocación llevados a cabo a través de esta misma empresa en procesos anteriores.

A modo de ejemplo, en el ERE de 2016, que afectó al centro corporativo, se encontró una salida para el 100% de los trabajadores y en el recorte de empleo de 2018, que se aplicó en los servicios

centrales, para el 98% de los empleados.

 

Compra del Popular

Y en el ajuste de plantilla acordado en 2019 para reducir las duplicidades tras la compra del Banco Popular, una medida que afectó además a la red, el porcentaje de recolocación fue del 73 por ciento.

El próximo martes 17 de noviembre se constituye la mesa formal del ERE y se entregará a los sindicatos la memoria justificativa del ajuste donde se ampliará la información sobre los planes del banco.

El Banco Santander plantea un ERE que afecta a 4.000 empleados