El Sevilla presenta un ERTE y el Osasuna llega a un pacto con los empleados

El coruñés Braulio Vázquez, director deporivo de Osasuna, junto con el presidente, Luis Sabalza | efe
|

El Sevilla presentó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará a 360 de sus trabajadores y ha llegado a un principio de acuerdo con la primera plantilla de jugadores y el cuerpo técnico debido a la suspensión indefinida de LaLiga y de las competiciones europeas por la pandemia de coronavirus.

La entidad hispalense, en un comunicado emitido este miércoles, indica que esta situación “ha afectado sustancialmente a la actividad del club, por lo que el Consejo, en un ejercicio de responsabilidad, ha decidido presentar un ERTE” ante las autoridades laborales en Andalucía, este pasado Martes Santo y “por causa de fuerza mayor”.

También señala que ha alcanzado “un principio de acuerdo de mayor alcance” con la primera plantilla y el cuerpo técnico, “que se concretará en los próximos días” dentro de “un planteamiento global que recogerá los términos de su participación final en el esfuerzo económico conjunto que requiere esta situación”.

El Sevilla explica que “se ve obligado a tomar medidas no deseadas, pero necesarias, para afrontar uno de los momentos más complicados en sus 130 años de historia, una situación nunca antes vivida que requiere del esfuerzo, sacrificio y compromiso de todos los miembros de la institución”.

Según el club, el confinamiento decretado por el Gobierno por esta crisis sanitaria y la paralización de toda actividad deportiva han “afectado sustancialmente a la actividad principal del club”, por lo que ha solicitado este ERTE”.

 

Pacto en Pamplona

Por su parte, el Osasuna, días después de cerrar un acuerdo con la plantilla del primer equipo, ha alcanzado un acuerdo con sus trabajadores para hacer frente a las consecuencias económicas derivadas de la crisis sanitaria y de la suspensión de las competiciones.

Los jugadores del primer equipo aceptaron rebajar sus salarios en un 20% anual en el caso de que la temporada no pueda concluir e igualmente, el director general, Fran Canal, y el director deportivo, Braulio Vázquez, anunciaron que también rebajarán sus salarios en un 20% mientras que el secretario técnico, José Antonio Prieto, lo hará en un 10%.

Ahora, el club y el comité de empresa han acordado el mantenimiento del empleo de los trabajadores de Osasuna con el compromiso de estos de renunciar a una paga extra y un 2% adicional (el total es cercano al 10% del salario anual) en el caso de que no pueda concluirse la competición. Si la temporada puede concluir, los trabajadores cobrarán sus salarios con normalidad.

El Sevilla presenta un ERTE y el Osasuna llega a un pacto con los empleados