BETANZOS-El pleno decide esta tarde si la nueva escuela infantil lleva el nombre de Santiago de la Fuente

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-a9887166
|

El pleno debatirá esta tarde tres propuestas para distinguir a otros tantos betanceiros que, por su trayectoria vital y profesional, los responsables municipales consideran que deben permanecer para siempre en la memoria de Betanzos. De los tres, el único fallecido es Santiago de la Fuente García, al que se pretende otorgar el título de hijo predilecto de la ciudad y dar su nombre a la nueva Escuela de Educación Infantil de Betanzos.
Nacido en 1938, realizó sus estudios primarios en la escuela de Santo Domingo y el bachillerato en Ciencias en la Academia Lope de Vega, para después cursa Peritaje Mercantil en la Escuela de Comercio de A Coruña. Siempre había dicho que quería ser ingeniero, pero a finales de verano de 1954 decidió ingresar en la Universidad de Comillas y en su seminario, regido por la Compañía de Jesús. Allí estudia Humanidades Clásicas y realiza su primer trabajo de investigación: “La Técnica descriptiva de las muertes de la Ilíada”. Este se publicó por primera vez en 2013, un año después del fallecimiento de De la Fuente. La encargada de su edición fue la también betanceira María Teresa Amado Rodríguez, doctora en Filología Clásica y titular de Filología Griega de la Universidad de Santiago, quien llama la atención sobre la obra: “No deja de sorprenderme cada nota, cada cita –en total más de 500– y su precisión en el análisis de los más de 16.000 versos de La Ilíada”, más aún teniendo en cuenta que quien lo realiza, entre 1956 y 1961, es todavía un adolescente, que se entrega a la investigación que le propone su profesor el Padre Joaquín García de Dios S.J.
En 1957 ingresa en la Compañía de Jesús, y en 1958 sale para el Noviciado de El Calvario de La Habana, de donde debe salir, tras ser expulsado de la isla junto a otros religiosos, pasando a la Universidad de Loyola.
En 1963 es destinado a la República Dominicana para luego trasladarse a Loyola University de Chicago en la que se licencia en Teología y obtiene sendos máster en Educación y Arts (Humanidades) sobre Ciencias Socailes. En 1969 regresa a la República Dominicana, donde desarrolla una amplia labor de investigación y donde, al ser comisionado a impartir geografía, comprueba que no existe trabajo alguno sobre este tema, por lo que decide, con un equipo de alumnos, editar él mismo la primera “Geografía Dominicana”.

EXILIO
Entonces, habían sido varios los momentos de su vida en los que Santiago de la Fuente había demostrado que su bondad no tenía límites, y nada ni nadie podía frenarlo cuando se trataba de denunciar injusticias, como demustra “Se buscan realizadores para una Dominicana mejor”, una recopilación de sus artículos publicados en diarios dominicanos durante más de viente años y que, para su alegría, fueron editados en 2010 por sus alumnos de la promoción de 1973.
Otra muestra de su valor ante los abusos son sus apariciones en televisión para denunciar las injusticias sociales durante la presidencia de Balaguer. Por este motivo, en 1979 tendría que exiliarse en España, permaneciendo con su familia en la localidad betanceira durante quince meses, que no duda en aprovechar para diseñar una magnífica infraestructura cultural que, transcurridos más de treinta años, se mantiene, de una u otra manera, como base principal de la actividad cultural de Betanzos.
En estos años funda el Grupo Untia (Seminario de Estudios Mariñáns) donde reúne a investigadores, historiadores, arquitectos, maestros, dibujantes..., impulsa el “regreso” de el Anuario Brigantino, e influye en la creación del Museo das Mariñas. También publica “La Educación en Betanzos y su Comarca”, el mayor trabajo de investigación local que realizó, rodeándose de estudiantes y realizando una labor de campo recorriendo los centros educativos de los 17 ayuntamientos del partido judicial, viendo sus problemas y posibles soluciones para hacer un análisis de la realidad educativa de aquellos años 80. “Un hijo de Betanzos ha demostrado así, con este libro, que quiere a su tierra con algo más que palabras”, declaró el profesor José Antonio Míguez Rodríguez durante el acto de presentanción, en 1981.
Al día siguiente, El Ideal Gallego recoge parte de la intervención de Míguez Rodríguez: “Esta visión ordenada, metódica, exhaustiva, abarcadora de una actividad importantísima para la vida y el progreso de un pueblo como es la acción educativa, prueba lo mucho que puede lograr el trabajo bien dirigido, racionalizado, cuando está movido por un corazón que devuelve con amor e ilusión el don que le ha dado el cielo de haber podido nacer en este tierra tan privilegiada” de la zona de As Mariñas.
A su regreso de la República Dominicana actualiza la geografía y acepta una propuesta del instituto Nacional de Recursos Hidráulicos para hacer un libro sobre “Ríos de la República Dominicana” entre 1993 y 1996.
Cansado y enfermo, pero trabajando hasta el final y dejando obra sin publicar, falleció “en su querida Dominicana el 10 de diciembre de 2012”. Lo enterraron el día 12, a las 12 de la mañana, entre numerosas muestras de cariño y agradecimiento, que pudieron recibir emocionados sus hermanos, que viajaron de inmediato desde Madrid y Betanzos.

BETANZOS-El pleno decide esta tarde si la nueva escuela infantil lleva el nombre de Santiago de la Fuente