SADA-Las jornadas paisajísticas ponen a Porto Infanta como ejemplo de la no integración

Las jornadas se desarrollan en Ayudantía pedro puig
|

Las VII Xornadas de Paisaxe Cultural do Noroeste comenzaron ayer en Sada con la participación de expertos llegados de distintos puntos no solo de la localidad y de Galicia, sino incluso de otros países para debatir la importancia de la integración paisajística como condición indiscutible para validar actuaciones urbanísticas.
Una de las personas que intervino fue el técnico de Urbanismo del Ayuntamiento –y profesor doctorado de la Universidad–, Carlos Pérez, quien abrió las jornadas haciendo un análisis de la importancia jurídica de ese principio de integración paisajística.
En este sentido, Pérez señaló que se trata de un elemento que, de no cumplirse, puede determinar la nulidad del planeamiento urbanístico y de las licencias municipales al proyecto en cuestión. Aquí, el técnico citó una de las grandes ideas que el exalcalde Ramón Rodríguez Ares, tenía en mente, el Plan Parcial de Porto Infanta, así como la disposición de las normas subsidiarias de 1997 referidas al citado ámbito de actuación.
Aquel proyecto fue anulado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en 2004 y posteriomente por el Supremo en 2009, ya definitivamente. Un fallo en el que se señalaba que la urbanización de Porto Infanta contemplaba una densidad y pantalla que vulneraba la Ley de Costas.
El proyecto preveía un total de 67.233 metros cuadrados de edificabilidad, 469 viviendas, un hotel, una residencia asistencia, equipamiento social y comercial, y dotaciones deportivas, escolares, viarias, espacios libres de ocio y hasta una playa).
Carlos Pérez destacó la necesidad de definir legalmente el concepto de “pantalla de edificación” a través de la ordenación del territorio con el fin de reforzar la seguridad jurídica de los operadores urbanísticos y así evitar interpretaciones “subjetivas y discrecionales” sobre el posible incumplimiento de ese principio de integración paisajística.

SADA-Las jornadas paisajísticas ponen a Porto Infanta como ejemplo de la no integración